Superpoderes de Jack Kirby. La Crítica

A principios de la década de los 80, las figuras de acción hacían furor entre los niños estadounidenses. Los juguetes basados en los personajes y vehículos de la saga Star Wars, producidos por la firma Kenner, y He-Man, de Mattel, se vendían como churros. DC Comics decidió aprovechar esta fiebre por las figuritas de acción y, en 1984, cedió los derechos de algunos de sus personajes más importantes a la juguetera Kenner. Como apoyo al lanzamiento de la línea de juguetes Super Powers, entre 1984 y 1986 se publicaron tres colecciones de cómics, tres miniseries de cinco, seis y cuatro números respectivamente.

Superpoderes de Jack Kirby

En el tomo que ahora edita ECC Ediciones se recoge la segunda miniserie de la colección Super Powers, publicada entre septiembre de 1985 y febrero de 1986. Escrita por Paul Kupperberg, la serie contó con portadas y dibujos de Jack Kirby, en uno de sus últimos trabajos para DC Comics. Kirby ya había intervenido en la primera miniserie, aunque solo como entintador del dibujante Adrian Gonzales

En este tomo asistimos al enfrentamiento entre los campeones de la Tierra, la Liga de la Justicia, y el villano Darkseid. Este, tras perder el trono de Apokolips tras una revuelta de las clases oprimidas, decide buscar un nuevo planeta que poder gobernar con mano de hierro. El mundo elegido es, obviamente, la Tierra. Ayudado por su traicionero científico jefe Desaad y varios de sus lugartenientes, como Steppenwolf o Kalibak, Darkseid envía a la Tierra unas semillas tecno-orgánicas con el fin de transmutar nuestro mundo en algo parecido a la infernal Apokolips. ¿Conseguirán Batman, Superman, Flash y los demás héroes detener a Darkseid?

Esta miniserie es, en realidad, una continuación directa de la novela gráfica Perros Hambrientos (The Hunger Dogs), la cual, en teoría, ponía fin a los eventos narrados por Kirby en El Cuarto Mundo, de ahí que ECC la haya ha incluido en el cuarto y último volumen de su colección El Cuarto Mundo de Jack Kirby. En aquella historia veíamos como el tirano era depuesto por sus propios vasallos, los perros hambrientos, liderados nada menos que por su hijo Orión, de los Nuevos Dioses.

Super Powers Collection

Lo primero que llama la atención de Super Powers es que, a pesar de que la alineación de héroes coincide prácticamente con la de la Liga de la Justicia, en ningún momento se la menciona. La razón quizás estuviera en que la colección se lanzó como apoyo a las figuras de acción de Kenner. Llamarla Liga de la Justicia en vez de Super Powers hubiera sido, lógicamente, un desacierto. Para más inri, la historia parece estar desconectada de lo que sucedía en el resto de colecciones por aquel entonces. De no haber sido así, probablemente tanto Kupperberg como Kirby habrían tenido muchos problemas para integrar esta historia en los eventos que se sucedían en el resto de colecciones de la editorial, como Crisis en Tierras Infinitas.

Otro de los detalles que enseguida saltan a la vista cuando leemos Jack Kirby: Super Powers es que la historia y su tono se apartan de lo que por aquellos años se estaba haciendo tanto en Marvel como en DC Comics. Buen ejemplo de ellos es la mencionada Crisis en Tierras Infinitas, una miniserie que puso fin, no solo al Multiverso de DC, sino a una forma de entender a los superhéroes, alejándolos definitivamente del optimismo que Kirby despliega en Super Powers.

En esta historia, Kirby y Kupperberg prescinden completamente de los Nuevos Dioses, habituales en muchas de las historias en las que interviene Darkseid. Una de las razones es que Nueva Génesis había sido destruida en los eventos acaecidos en la novela gráfica Perros Hambrientos; la otra razón, y la que más peso tenía, que ninguno de esos personajes apareció como figura de acción. De los cómics de El Cuarto Mundo, solo Darkseid, Desaad, Kalibak, Mantis, Steppenwolf y los parademonios contaron con sus propias figuras.

Superpoderes de Jack Kirby

En un principio, la historia que se nos narra en Jack Kirby: Super Powers puede parecer absurda. Unas semillas mitad plantas, mitad máquinas, son enviadas por el monarca de Apokolips a la Tierra para que echen raíces. Estas, una vez lleguen al núcleo terrestre, desatarán toda una serie de cataclismos que transformarán la Tierra en una nueva Apokolips. Sin embargo, cada vez que los héroes intentan destruir las semillas, estas los envían a distintas épocas, tanto del pasado como del futuro. Este demencial argumento no es más que una excusa para que Kirby desate su portentosa imaginación y despliegue, una vez más, ese fantástico estilo que le valió el apelativo de rey de los cómics.

Las cinco semillas no son más que el pretexto, por tanto, para presentarnos a cinco grupos distintos de superhéroes que viajan a través del tiempo para intentar neutralizar la amenaza. En el sexto número, lógicamente, los héroes vuelven a reunirse y luchan juntos contra Darkseid y sus secuaces. A lo largo de esos cinco primeros números, Kirby nos presenta estatuas vivientes (todo un guiño a las teorías de los dioses alienígenas del suizo Erich von Däniken), héroes luchando codo con codo con el rey Arturo o enfrentándose a dinosaurios... ¿Qué más se puede pedir? ¡Kirby en estado puro!

Pero ¿y el dibujo de Jack Kirby? Aunque soy un gran admirador de la obra de Kirby, de su prodigiosa imaginación para crear mundos y personajes, soy consciente de sus limitaciones como dibujante. Este genial artista sabía disfrazar hábilmente sus carencias (muchos de los rostros que dibujaba dejaban bastante que desear, por no hablar de sus meteduras de pata anatómicas) con espectaculares diseños, así como con impresionantes splash pages que dejaban sin habla. En Super Powers, Kirby comete algunos fallos que llegan a sacar al lector de la historia, como el extraño rostro de Superman, la manera de dibujar a los personajes andando de perfil, los errores de perspectiva... Podría seguir enumerando errores, pero ello no quitaría ni un ápice de mérito a la obra de este genial artista.

Superpoderes de Jack Kirby

Entonces, ¿por qué el dibujo de Kirby no era el de años atrás? El libro The Collected Jack Kirby Collector (TwoMorrows Publishing, 2004) nos ofrece la respuesta. En 1985, Kirby ya estaba cansado de los cómics. Según sus biógrafos, el Rey ya no sentía aprecio por los personajes que dibujaba, y la serie Super Powers no era una excepción. De hecho, parece ser que Kirby incluso se resistía a memorizar los detalles de los trajes de los superhéroes, lo cual hacía que los dibujara ligeramente distintos de una viñeta a otra. El Rey tenía otros planes, como dibujar arte conceptual para series animadas. 

Super Powers, si bien es una obra menor, sigue conservando el sabor del mejor Kirby. Historias locas, héroes coloridos, villanos estrafalarios y escenarios alucinantes siguen siendo la marca de la casa del autor neoyorquino. Kirby sabía que los tiempos habían cambiado y que tanto la historia como su estilo visual parecían de otra época. En este sentido, Super Powers supone el coletazo final de una época en la que los cómics no eran tan oscuros ni tan serios como lo fueron después. Quizás ahí resida el interés de esta irrepetible obra.

SUPERPODERES DE JACK KIRBY
ECC Ediciones
Edición original: Super Powers núms. 1-6 USA
Guion: Paul Kupperberg
Dibujo: Jack Kirby
Cartoné, 152 páginas. A color
Precio: 18,95 €

Reseña de Superpoderes de Jack Kirby, editado por ECC Ediciones

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]