Educar a un Superhéroe (Raising Dion), de Netflix. Crítica de la Temporada 1

Con este llamativo título estrena Netflix esta serie de producción propia, la cual adapta el cómic de Dennis Liu del mismo nombre. El argumento ya se avanza en su título en español: un niño comienza a desarrollar poderes ante el asombro y preocupación de su madre, viuda desde hace poco. Como guiño a los fans de los cómics de superhéroes, cada uno de los capítulos homenajea en su título a alguna obra comiquera. Es por eso que títulos como Fortaleza de la Soledad o Superamigos no están elegidos por casualidad. Vista la primera temporada, ¿qué podemos decir de ella aquellos que amamos el género de superhéroes?

Educar a un Superhéroe (Raising Dion)

Cuando ves que la serie está recomendada para mayores de siete años, ya sabes que el producto va a ser blandito. El problema es que una vez vista, no es que sea recomendada para mayores de siete años, sino directamente está pensada para niños de esta edad. Esta serie no viene a innovar, eso es evidente. Lo que ocurre es que copia demasiadas cosas, y todas bastante vistas y pasadas de moda. Habría sorprendido en los años noventa, pero ahora está bastante anticuada en un amplio sentido de la palabra.

Nos presentan a Dion (Ja'Shia Young), un niño de ocho años que intenta superar con su madre la desaparición de su padre. Reconozco que la descripción del niño es lo mejor de la serie, ya que está bastante cercano a lo que es un niño real. Ya hemos soportado a demasiados niños eruditos en las series. Es divertido cuando la lía en los peores momentos posibles para su madre, tal y como seguramente haría cualquier crío de su edad. Descubrir de dónde vienen sus poderes es el eje de la serie, aunque no falte ni uno de los elementos esperables en esta temática: multinacional sospechosa, amigo friki científico, misterios irresueltos...

A pesar de que sólo son nueve capítulos, la serie recurre demasiado a flashbacks que no aportan absolutamente nada, y se sienten como puro relleno. Son momentos personales de los protagonistas que ni siquiera entretienen y no tienen más objetivo que alargar metraje. Los efectos especiales cumplen, pero a estas alturas no sorprenden en absoluto, es una serie mucho más basada en sus personajes que en otra cosa.

MICHAEL B. JORDAN EN UN PAPEL DE AUTÉNTICO LUCIMIENTO

También acierta en describir los problemas de la madre enfrentando la nueva situación de verse sola a cargo de un niño: problemas laborales, de conciliación, estrés... Y lo que supone para Dion tener que hacer nuevos amigos. Es destacable que esto no se ignore como ocurre en otras producciones.

Sin embargo, la serie resulta tramposa a la hora de ir desvelando secretos, ya que no disponemos de toda la información. Ya aquí empieza a resultar más inverosímil y a mostrar que la blancura es lo más importante, resultando al final que en nada tienen en cuenta la verosimilitud de los hechos. Y no me refiero a los poderes sino a cosas más mundanas.


Si bien no creo que Educar a Un Superhéroe aporte nada al público adulto experimentado en series, sí me parece recomendable para niños. O al menos, para ver con ellos mientras se lee un libro de reojo. A pesar de lo dicho sobre los títulos de comic, no va más allá en su homenaje, salvo quizás un protagonista friki que no sale de las cuatro tonterías al respecto. En general, esperaba bastante más de esta serie, pero reconozco que tienen que hacer productos para todas las edades. Definitivamente, Raising Dion no es para la que yo tengo.

Crítica de la primera temporada de la serie de Netflix Educar a un Superhéroe (Raising Dion)

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]