Crítica de Transmetropolitan Libro 1, de Warren Ellis y Darick Robertson

Por fin alcanzamos el futuro... y es una distopía. Solo hace falta encender la televisión por la mañana o mirar el móvil. Las fake news, la tiranía de las redes sociales, el espionaje al que nos someten las grandes corporaciones o la invasión de nuestra privacidad fueron problemas vaticinados por muchos autores de ciencia ficción hace ya bastantes años. Uno de esos autores es Warren Ellis. Nacido en 1968 en Essex, Inglaterra, este guionista de cómics, es autor de obras tan fundamentales como Ruinas (Marvel, 1996), The Authority (DC, 1999), Planetary (DC, 1999) o la que nos ocupa, Transmetropolitan, la cual vio la luz a finales de 1997.

Transmetropolitan Vol. 1 #warrenellis #transmetropolitan #comiccovers #vertigo #dccomics

Transmetropolitan es la historia de Spider Jerusalem, un tipo cínico, malhablado, violento y desagradable, uno de esos antihéroes que a Warren Ellis le gusta escoger como protagonistas de sus historias. En cierto modo, Jerusalem es casi el mismo personaje que Henry Bendix, de Stormwatch, Jenny Sparks, de The Authority o su peculiar detective Desolation Jones, por citar solo estos tres. Tras cinco años de autoexilio en la campiña, Jerusalem vuelve a la ciudad para retomar su labor como periodista de investigación, no por voluntad propia, sino forzado por un contrato que le obliga a escribir dos nuevos libros para su editor. ¿Cuál será la fuente de inspiración para Jerusalem? La propia ciudad en que vive, una caótica megalópolis ciberpunk en la que se dan cita todas la desigualdades e injusticias que puedas imaginar y alguna más.

El tomo en edición cartoné que ahora edita ECC Ediciones recoge los doce primeros números de la colección Transmetropolitan, los cuales forman el primer arco argumental de la colección. Cada arco coincide con un año en la vida del protagonista, y no hay saltos temporales hacia el futuro o hacia el pasado. A lo largo de este primer año asistimos a la batalla que Jerusalem entabla contra las infinitas formas que adopta el mal en su ciudad, armado solo con el teclado de su ordenador. A pesar de ser un sujeto violento, vicioso, adicto y peleón, este periodista gonzo tiene su propio código moral, desviado, retorcido y, muchas veces, cuestionable, pero consecuente con lo que él considera hacer el bien.

Transmetropolitan Vol. 1 #warrenellis #transmetropolitan #comiccovers #vertigo #dccomics

La Nueva York en la que vive Spider Jerusalem, llamada sencillamente La Ciudad, es una urbe plagada por la desigualdad, el crimen y todas las perversiones que imaginables. Cruces entre humanos y alienígenas, electrodomésticos drogadictos, infinitos canales de televisión basura, chalados, fanáticos religiosos, políticos corruptos, cualquiera puede convertirse en la diana a la que Spider dispara sus artículos. Publicado entre 1997 y 2002, el mundo descrito por Warren Ellis en Transmetropolitan es más real de lo que podrías sospechar. De hecho, sorprende ver como muchos de los elementos ciberpunk introducidos por Ellis en su cómic hace años que dejaron de ser meras especulaciones y pasaron a formar parte de nuestro día a día.

Buena parte del crédito de haber logrado plasmar esta realidad distópica se debe a la extraordinaria labor del dibujante Darick Robertson. A este norteamericano debemos obras tan relevantes como The Boys, junto al guionista Garth Ennis, colección que ha sido llevada a la pequeña pantalla con gran acierto por Amazon Video. Robertson es capaz de incluir en una sola viñeta decenas de personajes, totalmente individualizados, obligándonos a detenernos varios minutos en cada página con el fin de captar todos sus detalles. Su maestría para diseñar personajes y su afición por el detalle convierten a Robertson en el complemento perfecto de los guiones de Ellis. Transmetropolitan habría sido un cómic muy distinto de no haber contado con el arte de este excepcional dibujante.

Transmetropolitan Vol. 1 #warrenellis #transmetropolitan #comiccovers #vertigo #dccomics

No te voy a engañar: Transmetropolitan no es un cómic apto para estómagos débiles. Gran parte de la culpa de esto la tiene su propio protagonista, Spider Jerusalem. Spider no es un tipo que se ande con chiquitas, sobre todo porque, gracias a sus mordaces artículos, siempre lleva una diana pintada en su frente, justo al lado de su araña tatuada. Su actitud violenta y pendenciera se hace patente desde las primeras páginas del cómic, zurrando a cualquier cosa que se menee a la más mínima provocación. Sin embargo, no podemos reprocharle tanta animadversión. ¿Qué harías tú en su lugar? ¿Cómo te defenderías en un mundo tan violento y degradado como el que retrata Ellis, sobre todo si fueras un periodista al que le gusta meter el dedo en el ojo de los poderosos?

Obviamente, Spider Jerusalem no está solo ante el peligro. Channon Yarrow, su asistente, es una bailarina exótica estudiante de periodismo que es contratada por el editor de Spider para que le sirva de apoyo. Como mascota, Spider tiene un gato mutante con tres ojos, fumador y comedor de lagartos. Otra de las acompañantes de Spider es Mary, una fotógrafa periodística que, tras despertar de un sueño criogénico de casi doscientos años, sufre un shock al ver la degradada sociedad del futuro.

Si bien estamos ante un cómic al que le cuesta un poco arrancar, cuando lo hace, Ellis pisa el acelerador a fondo. En un principio, cuesta entender las motivaciones de Spider y su comportamiento antisocial. Conforma vamos pasando las páginas, los fines que lo impulsan como periodista de investigación van quedando más claros, si bien sigue habiendo momentos en los que los actos de Spider nos hacen enarcar las cejas. El torrente de palabras malsonantes, a las que tan aficionado es Warren Ellis, y la extrema violencia empleada por el protagonista puede que eche para atrás a muchos lectores. No obstante, merece la pena dar una oportunidad a un cómic que, desgraciadamente, supo anticipar tantos males de nuestra sociedad actual.

Transmetropolitan Libro 01 (de 5)
ECC Ediciones
Edición original: Transmetropolitan núms. 1 a 12 USA
Guion: Warren Ellis
Dibujo: Darick Robertson
Formato: Cartoné, 336 págs. A color.
Precio: 31,50 €

Reseña de Transmetropolitan, Libro 1, de Warren Ellis, editado por ECC Ediciones

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]