El pasado mes de abril los medios de información más importantes de nuestro país abrían con una preocupante noticia: Espinete había desaparecido. Según denunciaban representantes de los trabajadores de RTVE, cientos de disfraces, trajes y vestidos de gran valor histórico se habían esfumado, como por arte de birlibirloque, de los almacenes de Televisión Española. Entre ellos estaba el disfraz de Espinete, verdadero icono de la infancia de aquellos que rozamos la cincuentena. Aunque algo más joven que este que os escribe, Miguel Herrero (Valladolid, 1978) es un apasionado de tiempos pasados. Con "Telemuñecos. Marionetas y Muñegotes de la Historia de la Televisión" no solo ha querido homenajear al "desaparecido" Espinete, sino a todo un elenco de personajes de tela, felpa y gomaespuma que deleitaron a los niños españoles durante más de tres décadas.

Telemuñecos. Marionetas y Muñegotes de la Historia de la Televisión

Con un emotivo prólogo a cargo de la inolvidable Mary Carmen "y sus muñecos", el libro comienza buceando en los orígenes de los muñecos televisivos en nuestro país. Nombres casi olvidados como Maese Villarejo y su muñeco Pedrito Corchea, o Alejandro Milán y su creación, el maestro Don Procopio fueron enormemente populares en los primeros años la televisión en España. El autor realiza una gran labor de "arqueología" desenterrando información sobre los auténticos pioneros de las marionetas en televisión. 

Herrero, consciente de la importancia de la persona detrás del muñeco, dedica extensos epígrafes a destacar la labor de profesionales como Herta Frankel, austriaca de nacimiento pero española de adopción. Esta sensacional ventrílocua fue enormemente popular en nuestro país, en gran parte debido a su maestría al no mover apenas los labios cuando actuaba con sus muñecos, como la Perrita Marilín. Alejandro Milán, antes citado, fue el encargado de proveer de personajes a programas tan míticos como El Gran Circo de TVE, Un Globo, Dos Globos, Tres Globos o el inolvidable Un, Dos, Tres, al que Miguel Herrero dedicó un monográfico que ya reseñamos aquí.

Telemuñecos. Marionetas y Muñegotes de la Historia de la Televisión

Tras, digamos, la parte del libro más añeja, el autor comienza a dedicar cada capítulo a un tipo determinado de muñecos. Así, se para brevemente en las marionetas basadas en personajes de los dibujos animados, como los Pitufos o el "tempranero" Casimiro. Después de este pequeño paréntesis, Herrero se sumerje de lleno en repasar todos y cada uno de los programas clásicos de nuestra televisión pública en los que aparecieran muñecos o títeres. De este modo, vamos recordando a través del texto y de maravillosas fotografías, programas como La Mansión de los Plaff y su simpático Patuchas o Vivir para Ver, que presentaba el gran Alfredo Amestoy.

Uno de los capítulos más extensos del ensayo es el dedicado a los ventrílocuos. El salmantino Wenceslao Moreno, más famoso en Estados Unidos que en su propio país, José Luis Moreno o Mari Carmen, son algunos de los ventrílocuos que Miguel Herrero trata en profundidad en su libro. Poco espacio dedica, eso sí, a aquellas series de televisión con muñeco incluido, como ALF o Cosas de Casa y el horroroso muñeco de Steve Urkel. Se nota que el autor ha querido centrarse en los muñecos patrios, por lo que no tenía mucho sentido dedicar más espacio del necesario a muñecos aparecidos puntualmente en shows de la televisión americana.

Telemuñecos. Marionetas y Muñegotes de la Historia de la Televisión

Otra etapa en la que el autor se para con detalle son los años ochenta. Muñecos como Petete o los Electroduendes, del irrepetible programa La Bola de Cristal, permanecerán en los recuerdos de toda una generación para siempre. En esos años, la televisión experimentó una explosión de creatividad y libertad nunca antes conocida, con programas infantiles tan hermosos como El Planeta Imaginario y sus oníricas marionetas. Y cómo olvidar Barrio Sésamo y sus personajes, a los que el autor dedica un denso capítulo plagado de datos y curiosidades.

Tras los ochenta llegan los noventa, la "década sin personalidad"... o eso dicen por ahí. Los que peinamos canas ya no éramos tan niños en esos años, pero aún recordamos programas como Los Mundos de Yupi o propuestas culturales tan divertidas como Clásicos Populares y sus marionetas de los compositores. Con la llegada de las cadenas privadas, los muñegotes se multiplican por las cadenas televisivas, apareciendo en programas como El Show de Gomaespuma o Hugolandia.

Muñecos como Petete o los Electroduendes, del irrepetible programa La Bola de Cristal, permanecerán en los recuerdos de toda una generación para siempre.


Quizás uno de los capítulos más amenos e interesantes del libro sea el dedicado a las series de marionetas. Series tan míticas como los Thunderbirds, Los Fraguel, Los Aurones, Los Lunnis, Los Teletubbies, Dinosaurios y otras muchas son revisadas por el autor añadiendo detalles interesantes y poco conocidos que harán las delicias de los seriéfilos. Merecen también capítulo aparte los robots, verdaderas marionetas que comenzaron a proliferar, sobre todo, en programas infantiles y no tan infantiles de finales de los 80.

Miguel Herrero pone fin a su obra con capítulos dedicados a los muñegotes críticos, como los de la cadena británica ITV, luego versionados en España por Canal Plus. Eran otros tiempos en los que la crítica humorística social y política en televisión estaba mejor vista, al contrario de lo que lamentablemente sucede en la actualidad. El libro es rematado con capítulos dedicados a los muñecos de las cadenas autonómicas, a las mascotas de los programas y los que aparecían en la publicidad, enormemente populares entre quienes pasaron su infancia entre los 80 y 90.

Telemuñecos. Marionetas y Muñegotes de la Historia de la Televisión

Una obra como Telemuñecos. Marionetas y Muñegotes de la Historia de la Televisión ha debido suponer un enorme esfuerzo de documentación debido, sobre todo, a que la mayor parte del material audiovisual, o bien se ha perdido o bien es escaso y de mala calidad. Si a ello le añadimos que en nuestro país apenas hay estudios y ensayos serios sobre esta parte de la historia de la televisión, podemos asegurar que el libro de Miguel Herrero es casi un libro de texto para estudiosos de toda una época de nuestra historia reciente. A través de la evolución de estos queridos muñecos podemos observar la propia evolución de una sociedad, la española, capaz de desperezarse de un sueño obligado de cuatro décadas y salir a la luz del sol de la libertad.

Dicen que la nostalgia vende, que todas estas obras no responden más que a mercadotecnia. Yo digo que no. Obras como las editadas por Diábolo Ediciones recuperan trozos se nuestra historia, conocidos solo por un par de decenas de coleccionistas o estudiosos del cine y la televisión, divulgándolos para que las nuevas generaciones descubran por qué los más mayores somos como somos y nos gusta lo que nos gusta. Por eso, merece la pena volver a descubrir cómo eran aquellos seres de tela y gomaespuma que aparecían en la "caja tonta" los sábados por la tarde, pues ya son parte inseparable del sentir de toda una generación.

Telemuñecos. Marionetas y Muñegotes de la Historia de la Televisión
Autor: Miguel Herrero
Diábolo Ediciones
Cartoné, 262 páginas, color
Precio: 23,95 €