Manifest, Crítica de los Episodios 1x01 y 1x02

Publicitar una serie como la nueva Perdidos no se yo si será contraproducente. Es lo que ha ocurrido con Manifest, la serie de la cadena NBC que acaba de estrenar HBO España, plataforma que semanalmente colgará un capítulo, siguiendo el ritmo norteamericano. No vi Perdidos, pero ni eso me libró de enterarme del bochornoso final. En este caso, Manifest va sobre lo que ocurre con los pasajeros de un avión que, tras un vuelo más o menos rutinario, descubren al aterrizar que han transcurrido cinco años desde que partieron. Esa no será la única sorpresa que aguarde a los protagonistas.


Sin necesidad de informarte, ya sabes que la serie se emite en abierto. Por eso, a la hora de juzgarla me gusta ser menos exigente que con las producciones de cable o plataformas de streaming. Tienen que atenerse a más reglas y no sería justo. La presentación en el aeropuerto de los Stone, la familia protagonista, y su problemática, se hace de forma rápida. Y funciona. La narradora es Michaela (Melissa Roxburgh), una joven que se debate sobre la propuesta de matrimonio de su novio. Su hermano, Ben (Josh Lucas), está felizmente casado, pero tiene dos mellizos, uno con problemas de salud. Los padres de ambos también están en el aeropuerto. Debido al overbooking en el vuelo que esperan, Michaela, Ben y su hijo deciden embarcar en otro. Obviamente, este será el avión que sufre el incidente.

Manifest recuerda a la película Millenium (1989) en la cual viajeros del tiempo rescataban de una muerte segura a los pasajeros de un avión


Nosotros vivimos con ellos el aterrizaje y la recepción del mundo a semejante acontecimiento. Aquí la serie pierde mucho, ya que la credibilidad no parece ser una de sus prioridades. Es difícil de creer que algo así se hiciera público con tanta alegría. Seguramente, se mantendría en secreto incluso para las familias de los pasajeros, ya que semejante salto en el tiempo podría suponer un impacto incalculable en la sociedad mundial. Sin embargo, aquí los aíslan como si tuvieran la gripe A, y después los mandan a sus casas como si nada. Lo que sería el acontecimiento más importante de la historia, un viaje demostrado en el tiempo, no parece tener repercusión a pesar de anunciarse en los telediarios.

Los protagonistas, que deberían estar acosados por periodistas, móviles, paparazzi, pueden andar tranquilamente por sus antiguos trabajos o supermercados como completos anónimos. Esto cambia un poco en el segundo capítulo, pero más bien para seguir incrementando el misterio. Además, el regreso a sus respectivos puestos de trabajo tampoco está nada logrado. En un país donde muchos reconocen no pedirse vacaciones por si se encuentran a otro en su puesto al volver, faltar cinco años no parece muy recomendable. 

LA FAMILIA STONE SE VERÁ IMPLICADA EN LA SOLUCIÓN DE MUCHOS PROBLEMAS

Tampoco los recibimientos familiares son muy comprensibles. Al ex-novio de Michaela le falta pegarle a la pobre chica por ocurrírsele no estar muerta como él pensaba. Por supuesto, la novela no falta, teniendo que ponerse al día los recién llegados de cómo sus familiares han seguido con sus vidas. Solo adelantaré que, efectivamente, ninguno se ha quedado llorando en el sofá abrazado a una manta por si ocurría un milagro. No todo el mundo parece necesitar que aparezca el cuerpo de su ser querido desaparecido.

Sin embargo, agradezco a la serie que, a pesar de tener un tono algo reaccionario al principio, no caiga en un excesivo conservadurismo. Eso sí, el nivel de comprensión y generosidad de los retornados solo se explicaría si al final resultan ser ángeles bajados del cielo. Demasiado buenismo.

En cuanto a la siguiente sorpresa que nos reserva la serie, que es el cambio que se produce en los pasajeros tras aterrizar, tenía mis reservas. He esperado hasta el segundo capítulo para saber hacia dónde se dirigía. Como retrato de lo que ocurriría en un caso así falla estrepitosamente. Nos quieren contar otra cosa. ¿Un procedimental con elementos sobrenaturales, número guía incluido? ¿Por eso la protagonista es policía? Parece ser que cada episodio resuelven un problema gracias a sus nuevas habilidades.

¿NO SERÍA MEJOR INTENTARLO EN UNA CADENA DE CABLE?

La serie habría sido una buena idea si fuera lo que no es: un retrato de lo que les habría sucedido de verdad si hubieran viajado en el tiempo. El creador de la serie, Jeff Rake, dice que si bien la idea se la habían rechazado durante años, algo comprensible, la desaparición del avión MH370 de Malaysia Airlines en 2014 le hizo retomarla e intentarlo de nuevo. Dado que los directivos no dan para mucho, de repente les pareció buena idea por aquello de la actualidad. La producción de Robert Zemeckis tampoco se nota mucho, por no decir nada.

De todas formas, como serie para momentos de poca exigencia, cumple los cánones para entretener. No os va a revolucionar la vida, pero como serie de fondo, o para cenar, no es mala opción. Los actores cumplen y son guapetones, y abarcan todos los rangos de edad. Ya veremos si consiguen la ansiada renovación. Que NBC se haya animado con Manifest no me extraña, dado el éxito de This Is Us, serie coral centrada en la familia, cuyas virtudes en cambio están fuera de dudas. Dudo que a Manifest le vaya tan bien. 

Manifest, de HBO, tampoco será la sucesora de Perdidos. Os dejamos la crítica de sus dos primeros episodios

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *