07/01/2018 - 08/01/2018

Septiembre aún está lejos, pero desde ECC Ediciones ya están trabajando para que a la vuelta de las vacaciones encuentres tu librería habitual llena de excitantes novedades. Comenzamos con este repaso a las novedades editoriales de ECC con el Batman: la Orden de las Bestias, ilustrado por Eddie Campbell (From Hell). En este Otros Mundos, un joven Batman debe desenvolverse en un ambiente que no es el suyo para descubrir quién se oculta detrás de una misteriosa orden secreta en el Londres de entreguerras.

Novedades de ECC Ediciones de Septiembre 2018

Otra novedad reseñable es el tomo Bombshells: Reclutadas, con guion de Marguerite Bennett, un volumen que recopila los seis primeros números de esta original visión de las heroínas DC. Y de la luminosidad de las superheroínas pin-ups pasamos a las tinieblas, con la Edición Deluxe de La Noche Más Oscura, un monumental tomo que recoge la práctica totalidad del evento que surgiera de la imaginación del guionista Geoff Johns.

El resto de novedades de ECC Ediciones para septiembre puedes consultarlas en el siguiente PDF, lanzamientos tan importantes como el omnibus Aquaman: Subdiego, la edición integral de El Sheriff de Babilonia, de Tom King, o la nueva colección Érase una Vez... el Hombre, la adaptación al cómic de la mítica serie de nuestra infancia.

No es posible entender las historias imaginadas por Alan Moore en la colección Tomorrow Stories sin profundizar un poco en el nombre del sello editorial que la publicó. Fundada en 1999 por el propio Alan Moore, la marca editorial America's Best Comics nació dentro de la editorial Wildstorm, que más tarde sería adquirida por DC Comics. El título elegido por Moore para esta división editorial era el de una colección de cómics publicados en Estados Unidos durante los años cuarenta, la época conocida como La Edad Dorada de los Cómics. Es precisamente en la colección Tomorrow Stories donde el guionista de Northampton despliega todo su extenso conocimiento de aquellos héroes de la Golden Age, transformándolos en personajes tan arquetípicos como Camisa Gris (Greyshirt), Telaraña (Cobweb), First American, Jack B. Quick o Splash Brannigan.

Tomorrow Stories, de Alan Moore

Los doce números que recopila el tomo publicado por ECC Ediciones forman la totalidad de la colección, si bien no se han incluido los dos especiales de 64 páginas publicados en 2005 y 2006. Cada número incluye cuatro historias, protagonizadas por cada uno de los personajes mencionados más arriba, alternándose en varios números el personaje de Jack B. Quick con el de Splash Brannigan

Si bien las intenciones de Moore de rendir homenaje a los héroes de la Golden Age son loables, el resultado es desigual. El personaje de  Jack B. Quick, el niño inventor, es uno de los más interesantes de los imaginados por Moore. Dibujado con solvencia por Kevin Nowlan, sus historietas son las más divertidas e imaginativas del tomo y, de todos los personajes, es el que deja una más intensa sensación de querer saber más. Sistemas solares de bolsillo, fotones infractores, gatos cuánticos o reversiones temporales son algunos de los locos conceptos que maneja Alan Moore en las historias de este genio precoz, que más tarde aparecería en otras colecciones del sello editorial, como Promethea.

Tomorrow Stories, de Alan Moore

Otro de los personajes que presenta Moore en esta colección es Greyshirt, una especie de justiciero enmascarado sin poderes con bastantes semejanzas con el Spirit de Will Eisner o La Sombra, de Walter B. Gibson. Con un interesante dibujo de Rick Veitch, Greyshirt patrulla las calles de Indigo City, plagadas de mujeres fatales, mafiosos y psicópatas. Una de las historias más destacables del volumen es Cómo Funcionan las Cosas, compuesta por cuatro viñetas apaisadas por página, contando cuatro épocas distintas que transcurren en el mismo bloque de apartamentos. Sin duda alguna, es todo un homenaje que dibujante y guionista hacen a las composiciones con las que nos deleitaba el gran Will Eisner.

Si bien las intenciones de Moore de rendir homenaje a los héroes de la Golden Age son loables, el resultado es desigual.


De un niño inventor y un justiciero pasamos a una superheroína al más puro estilo pin-up. Cobweb (Telaraña) y su ayudante Clarice, con la que comparte una ambigua relación, es uno de los personajes de Tomorrow Stories más extraño. Dibujadas por Melinda Gebbie, esposa de Moore, las aventuras de Teleraña oscilan entre el relato pulp más clásico hasta las aventuras espaciales más improbables, pasando por historietas en las que la artista experimenta con técnicas como el collage. De hecho, en cada una de las historias, la esposa de Moore cambia de estilo, adaptándolo a la temática y tono del relato. Telaraña, heroína poco amiga de la ropa interior, ha sido el personaje de Tomorrow Stories que más me ha recordado a los de La Liga de los Hombres Extraordinarios, también de Moore, una heroína intemporal que, o bien parece ser eterna, o bien parece heredar la máscara de su predecesora tal y como sucedía en los cómics de Lee Falk con su personaje El Hombre Enmascarado (The Phantom).

Tomorrow Stories, de Alan Moore

Mientras que las historias de Jack B. Quick y Camisa Gris son de lo más destacado del volumen, las de First American y Splash Brannigan son de las más prescindibles. Dibujadas por Jim Baikie, las historias de First American y su ayudante U. S. Angel son las más locas y absurdas de Tomorrow Stories. Inspirándose en las docenas de héroes patriotas americanos que han desfilado por los cómics desde los años treinta, Moore construye un personaje patoso con pulsiones más que discutibles y un dudoso sentido de la moralidad. Acompañado por su sidekick adolescente, el autor inglés deja traslucir que la relación entre ambos es más turbia y políticamente incorrecta de lo que debiera. Una vez más, Moore arremete contra el superhéroe unidimensional y acartonado, dejando muy claro que esos tipos están muy lejos de ser unos santos. Sin embargo, la sátira se le escapa de las manos, cayendo en más de una ocasión con sus historias sobre First American en un batiburrillo inconexo de referencias más o menos evidentes a los superhéroes en mallas de las grandes editoriales americanas de cómics.

Mientras que las historias de Jack B. Quick y Camisa Gris son de lo más destacado del volumen, las de First American y Splash Brannigan son de las más prescindibles.


Poco puedo decir de las historias de Splash Barnnigan (Salpicón Brannigan), un ser hecho de tinta que protagoniza unas aventuras aún más locas que las de First American. Este personaje no es más que una excusa de Moore para arremeter contra ciertos aspectos de la industria de la historieta, salpicando (y nunca mejor dicho) las viñetas con infinidad de referencias y guiños a este mundillo. A ello contribuye el dibujante Hilary Barta (no, no es una mujer a pesar del nombre) con su estilo ágil y cartoon.

Si bien Tomorrow Stories es un interesante ejercicio de nostalgia y homenaje por parte de uno de los más importantes guionistas del último tercio del siglo XX, el resultado final es ciertamente irregular. La apuesta por números con historias de apenas seis páginas aligera la lectura, sí, pero descarta automáticamente profundizar en los personajes. Sospecho, sin embargo, que la intención de Moore no era esa, pues los personajes son arquetipos y clichés de la Golden Age, sino la de homenajear más fielmente aquellos cómics, copiando incluso su formato. Mentiría si dijera que estamos ante lo mejor de Alan Moore, pero también lo haría si dijera que es de lo peor. Tomorrow Stories te encantará si eres fan del mago de Northampton, pero no creo poder decir lo mismo de aquellos lectores que, por ejemplo, solo han disfrutado de obras como Watchmen o La Liga de los Hombres Extraordinarios. En definitiva, una obra menor, aunque a tener en cuenta, dentro de la extensa y variada carrera de este gran guionista de cómics.

Tomorrow Stories
ECC Ediciones
Edición Original: Tomorrow Stories núms. 1 a 12 USA
Guion: Alan Moore
Dibujo: Hilary Barta, Jim Baikie, Kevin Nowlan, Melinda Gebbie, Rick Veitch
Cartoné, 336 págs. A color
Precio: 31,50 €

El tema de la boda de Batman ha sido tan publicitado que el desenlace ha sido puesto incluso en los titulares de los periódicos online más visitados de este país, con la consiguiente protesta por parte de algunos comentaristas. Aunque sigo la serie de grapa de Batman al ritmo al que es publicada en España por ECC Ediciones, y voluntariamente he querido saber lo que sucede en el número 50, no es de eso de lo que va esta lista. Podéis estar tranquilos los que milagrosamente no sepáis lo que ocurrirá. Sencillamente, he recopilado una serie de momentos en los que Bruce Wayne, o Batman, que no es lo mismo pero es igual, han pasado por el altar. Empezamos.


BATMAN: LA SERIE ANIMADA (1998)

En el capítulo 22 de la temporada 4 de la serie animada, titulado "Chemistry", (Química), vemos como Bruce Wayne cae rendido ante una invitada en una boda donde él también asiste. Un noviazgo exprés, una boda rápida... y un final donde vemos que nada, ni siquiera la novia, es lo que parece. No es de los mejores episodios, pero al menos el muchacho es capaz de tomar la decisión, aunque con ayuda insospechada. Curiosamente, un suspicaz Dick Grayson se veía venir el pastel. Si es que hay que fiarse de quien mejor nos conoce...

UNA BODA QUE SE CELEBRA SIN CONTRATIEMPOS, TODO UN LOGRO PARA UN SUPERHÉROE

SAGA OF THE SUPERSONS (1972)

En esta serie, recopilada recientemente, Batman y Superman tienen dos hijos que comparten aventuras. Ya, ya se que os suena de la serie Los Superhijos, actualmente editada por ECC, pero ya veis que no todo es tan original como os creéis. Eso si, en este caso, Bruce Jr., que así se llama el hijo de Bruce, procede de un matrimonio estable de su padre con una misteriosa mujer que siempre aparece con la cara oculta. Así se ahorraban futuras incoherencias de la continuidad. Angelitos, que inocentes eran entonces... Bruce Jr. crece sin saber lo que su padre hace por las noches, hasta que tiene edad para que le digan la verdad... cosa que hace que el chico quiera heredar el manto como si tal cosa. Lo mismo el hijo de Clark Kent, (pues sí, se llama Clark Jr.), pero este al menos tiene poderes. Un bonito paseo por los años 70 que no convenció demasiado, pero que se puede leer con agrado hoy día. 

LOS HIJOS DE BATMAN Y SUPERMAN SE REBELAN CONTRA SUS PADRES

LA AUTOBIOGRAFÍA DE BRUCE WAYNE (1983) 

Recopilado en el maravilloso tomo del autor Alan Brennert, esta historia autoconclusiva nos cuenta cómo Wayne se enfrenta al abismo de la soledad que le espera cuando sus pocos aliados (Dick, Batwoman...) dejen la lucha. Una bonita historia donde se entrelaza un complejo caso del Espantapájaros  con la antigua Catwoman, una mujer maltratada por su exmarido. Finalmente, Bruce y Selina se casan y pasan la vida juntos hasta que ella muere años después. Una emotividad, que no cursilería,  que ya quisieran muchos de los que escriben ahora. Eso sí, el dibujo es mejorable, parece bastante más antiguo de lo que es.

UN BATMAN MENOS OBSESIVO CON SU MISIÓN QUE EN OTRAS OCASIONES

UN MUNDO SIN BATMAN (ED BRUBAKER) (2001) 

Recopilado recientemente en el tomo Grandes Autores de Batman: Recuento de Cadáveres, esta historia basada en el estilo de la serie animada, cuenta que sería de un mundo sin Batman. El catalizador de dicha visión es el Fantasma Errante, que muestra a un afligido Bruce el destino de quienes conoce si no hubiera adoptado el destino de ser Batman al no morir sus padres. Quien sí decide de todas formas dedicarse a robar es Selina Kyle, pero un encuentro entre el inocente Bruce y la bella ladrona transforma un atraco en un romance que termina en boda con dos hijos. Peor parados salen Dick Grayson o Tim Drake... Una curiosa y bonita trama que, manteniendo el tono para todos los públicos, no cae en infantilismos. 

EL GOTHAM ADVENTURES 33 CONTIENE ESTA BONITA HISTORIA

TIERRA 2 

Esta realidad abarca muchas épocas, desde los años 50 hasta ahora, pero en resumidas cuentas, la clave está en que Bruce se casa con Selina Kyle y tienen una hija, Helena Wayne. Con el tiempo, ésta se convierte en La Cazadora. Recientemente, este universo paralelo que permite hacer lo que queramos, ha tenido colecciones propias en Los Nuevos 52, como incursiones puntuales en la colección Batman/Superman. En esa tierra, el hecho de que Batman y Catwoman sean matrimonio no es óbice para que dejen la lucha contra el crimen, algo que tantos dan por sentado sin base alguna.

UNA PAREJA DE LO MÁS AVENIDA... EN TIERRA 2

BATMAN ANNUAL Nº 2 (2017)

Si hay una clara ganadora en esta lista, es sin duda Catwoman. De la larga lista de amantes de Batman, aunque alguna ha conseguido hasta un anillo de compromiso, como Silver St. Cloud, la única que lo ha concretado, aunque sea en otros mundos, es Selina Kyle. Esta historia, la última que se ha editado en España con un Batman casado, es la más hermosa y emotiva de todas. Se hace algo corta, aunque el salto temporal está bien llevado y te hace imaginar con facilidad cómo ha sido su historia. Lo mejor que he leído de Tom King hasta el momento.

UNA PRECIOSA PORTADA PARA UNA PRECIOSA HISTORIA

Ya veis que tampoco es para tanto y que los personajes deben estar sometidos a los vaivenes que se nos suponen al resto de los mortales. Todo lo que esté bien contado y desarrollado, es factible para cualquier personaje. Incluso Batman.

No hay nada más atrayente que lo prohibido... o al menos, eso dicen. En el caso de los libros, muchos son los ejemplos en los que una determinada obra, tras ser censurada o prohibida, se convierte en objeto de culto y veneración por lectores que, de no haber sido proscrita por la autoridad, posiblemente ni se hubieran fijado en ella. En España hemos tenido últimamente el caso de Fariña, convertido incluso en serie de televisión de enorme éxito, un libro de no ficción cuya distribución fue prohibida judicialmente... lo que no impidió que se convirtiera en superventas. En estas cinco películas los protagonistas son libros malditos o prohibidos, todos ellos apócrifos, que no existieron realmente más allá de la mente de sus creadores.

5 Películas Sobre Libros Ficticios Malditos o Prohibidos

El Más Allá (The Beyond, 1981)

Dirigida por el maestro Lucio Fulci (1927-1996), esta película se ha convertido con el tiempo en una pequeña joya del cine de horror de culto. La historia se centra en Liza Merril (Catriona MacColl), una mujer cuyo empeño en reabrir un viejo hotel desencadenará nada menos que la apertura de una de las puertas del infierno. El apócrifo Libro de Eibon, creación del escritor Clark Ashton Smith, perteneciente al Círculo de Lovecraft, aparece en el film de Fulci, lo que convierte a la película, en cierto modo, en uno de los escasos largometrajes que tocan, aunque sea de refilón, los Mitos de Cthulhu. El Libro de Eibon se menciona en varios relatos de Lovecraft, como Los Sueños de la Casa de la Bruja (1933) o La Sobra Fuera del Tiempo (1936).

El Más Allá (The Beyond, 1981)

1984 (1984)

Precisamente en 1984, el cineasta británico Michael Radford estrena la segunda adaptación, más o menos fiel, de la inmortal novela distópica de George Orwell. En la película, Winston Smith (John Hurt), empleado del Ministerio de la Verdad pero que, secretamente, aborrece el régimen totalitario del Gran Hermano, tiene acceso a uno de los libros más perseguidos por el estado: Teoría y Práctica del Colectivismo Oligárquico, de Emmanuel Goldstein. A través de su lectura, el protagonista y su amante conocen cómo el régimen es capaz de perpetuarse en el poder y cómo, llegado el momento, será derrotado por las masas desfavorecidas o proletarios. Gran película basada en un libro que debería ser de lectura obligatoria y análisis en escuelas e institutos.

1984 (1984)

La Novena Puerta (The Ninth Gate, 1999)

Basada en la novela de Arturo Pérez Reverte, El Club Dumas (1993), en esta inquietante película de Roman Polanski Johnny Depp interpreta a un buscador de libros raros de no muchos escrúpulos. El macguffin de la historia no es otro que un libro maldito, atribuido al mismísimo demonio, llamado De Umbrarum Regni Novem Portis (Las Nueve Puertas del Reino de la Oscuridad). Supuestamente, el libro contenía conjuros para invocar al diablo e, incluso, alcanzar la inmortalidad. Como el Necronomicón de Lovecraft, también es atribuido a un autor demente, Aristide Torchia. Inspirado por otros libros apócrifos, el De Umbrarum Regni Novem Portis no es más que una invención del novelista Arturo Pérez Reverte, así que no lo busques por las librerías de viejo.

La Novena Puerta (The Ninth Gate, 1999)

Posesión Infernal (The Evil Dead, 1981)

Dirigida por un primerizo Sam Raimi, la película que inaugura la saga Evil Dead contaba la historia de un grupo de amigos que, tras hallar un viejo libro en la cabaña donde pasan unos días de descanso, ven como se desatan los infiernos, con el final que seguramente ya conoces. Ese libro maldito no era otro que una versión sumeria del antiguo Libro de los Muertos egipcio que, junto a unas misteriosas grabaciones del arqueólogo que lo descubrió, invocan la aparición de una entidad demoníaca que provocará más que dolores de cabeza a Ash Williams (Bruce Campbell) y sus amigos. En su continuación, Terroríficamente Muertos (Evil Dead II, 1987), los personajes se refieren al libro expresamente como Necronomicón Ex Mortis, un apócrifo creado por H. P. Lovecraft en su cuento El Sabueso (1924), pero que no sería extensamente tratado hasta el relato de 1927 Historia del Necronomicón.

Posesión Infernal (The Evil Dead, 1981)

La Semilla del Diablo (Rosemary's Baby, 1968)

Segunda película de Roman Polanski en esta recopilación, ¿casualidad?... En ella, Rosemary Woodhouse (Mia Farrow) recibe un misterioso libro titulado All Of Them Witches, escrito por un tal J.R. Hanslet. Encuadernado en negro y con el título en letras doradas, la obra era en realidad un tratado de magia negra en el que incluso aparecían retratos de relevantes hechiceros y brujas de antaño. En el film de Polanski (en 2014 se estrenó una miniserie también basada en la novela de Ira Levin), cuando Rosemary recibe el libro, se le dice que el título es un anagrama, Hell a Cometh Swift (El Infierno Llega Rápido).

Tras el tremendo mazazo que supuso Vengadores: Infinity War estaba claro que la siguiente película de Marvel Studios en estrenarse este año iba a ser, en todos los sentidos del término, más ligera. Ant-Man y La Avispa tiene el mismo tono y ritmo que su predecesora (para qué cambiarlo, ¿verdad?), funcionando igual de bien en casi todos sus niveles, si bien el resultado no es del todo perfecto.

Ant-Man y La Avispa (Ant-Man and The Wasp)

La participación de Scott Lang (Paul Rudd) en los sucesos de Civil War han pasado factura al personaje. Dos años ha estado Lang confinado en los límites de su casa bajo arresto domiciliario, una condena aligerada por los momentos que comparte con su hija Cassie (Abby Ryder Fortson). Mientras tanto, Hope Van Dyne (Evangeline Lilly) y su padre, Henry Pym (Michael Douglas), han descubierto un modo de acceder al reino cuántico para intentar rescatar a La Avispa original, a la que da vida una estupenda Michelle Pfeiffer. La presencia de la evanescente Ghost (Hannah John-Kamen) y un molesto traficante de tecnología punta harán que la tarea de rescatar a Janet sea algo más que complicada. 

La película que dirige Peyton Reed es, claramente, una película menor dentro del organigrama que Marvel Studios ha establecido para su Universo Cinematográfico. Sin embargo, no estoy usando el calificativo de "menor" de modo peyorativo, ni mucho menos, ya que la película se encuentra incluso por encima de otros estrenos de Marvel recientes, como son Pantera Negra y Thor: Ragnarok, ambas, a mi entender, totalmente fallidas y prescindibles. 

Ant-Man y La Avispa (Ant-Man and The Wasp)

Precisamente, la virtud de Ant-Man y La Avispa es su falta de pretenciosidad y ambición. No trata de aparentar ser más que lo que es, es decir, un divertido entretenimiento medianamente espectacular, divertido, y narrado con agilidad y solvencia. Básicamente, estamos ante un film muy similar al primero, solo que esta vez, en vez de ser los protagonistas los ladrones, ahora son los que son víctimas de un robo, nada menos que del mismísimo laboratorio cuántico del Dr. Pym.

En lo que se refiere a los protagonistas, Paul Rudd demuestra una vez más que estaba hecho para este papel. Haciendo equilibrios entre el chiste fácil y el slapstick, Rudd demuestra que sabe hacer reír a la vez que salva o es salvado por la chica. En ningún momento sus diálogos caen en lo sonrojante, como sí ocurría en Thor: Ragnarok, con la más que discutible vis cómica de Chris Hemsworth. En cambio, mientras que los guionistas (entre los que está acreditado el propio Rudd) reservan los mejores diálogos al protagonista, no podemos decir lo mismo de personajes como el de Luis (Michael Peña) y sus colegas, quienes hacen poco más que de bufones.

Laurence Fishburne

Por otro lado, tanto Michael Douglas como Evangeline Lilly dominan perfectamente sus roles, esta última como sorprendente heroína de acción y el primero como típico ejemplo de actor que renace de sus propias cenizas. Lejos quedan, afortunadamente, los problemas de salud que el hijo de Kirk Douglas sufriera no hace tantos años. Si bien no estamos ya ante el Douglas de Tras el Corazón Verde (al que, por cierto, podemos vislumbrar gracias a la magia del CGI al inicio de la película), el actor ha sabido reinventarse, demostrando en pantalla una buena dosis de energía y carisma que promete grandes momentos en el futuro.

En el apartado de los villanos, esencial en toda película de superhéroes que se precie, destaca el personaje de Ghost. Esta chica, una especie de Kitty Pryde incontrolada, se convertirá en todo un dolor de cabeza para los protagonistas pues su motivación es la más legítima y poderosa que pueda existir: la supervivencia. La presencia en pantalla de la actriz que la interpreta es bastante potente, por lo que no es extraño que la veamos aparecer en alguna otra película. Más prescindible es Sonny Burch (Walton Goggins), un villano de cuarta fila sin el cual, probablemente, nada de la película habría cambiado significativamente. Atentos a la presencia de Laurence Fishburne como Bill Foster, un personaje que, en los cómics Marvel es conocido como Goliath.

Hannah John-Kamen

Siendo un film de menor entidad que otros anteriores de la casa Marvel, tiene escenas bastante espectaculares. Desde la bastante bien coreografiada escena de lucha entre Hope Van Dyne y los secuaces de Burch hasta la persecución estilo Bullit por las calles de San Francisco, la película no da un respiro al espectador, transcurriendo prácticamente en tiempo real. Los efectos especiales, a la altura de la anterior, si bien se ha abusado un poco de la miniaturización de los vehículos. ¿Por qué encoger el automóvil que conduces, multiplicando las opciones de ser aplastado por cualquier cosa?

Bastante decepcionante fue, en cambio, el aspecto visual elegido para el reino cuántico. Quienes hayan leído historias como las recogidas en el cómic Hulk: Holocausto Dentro de un Átomo, echarán de menos el aspecto del Microverso que imaginara el guionista y escritor de ciencia ficción, recientemente fallecido, Harlan Ellison. Poca imaginación han demostrado aquí los diseñadores del film, creando un reino cuántico tornasolado y palpitante que no hace sino arrojar serias dudas sobre cómo demonios ha logrado sobrevivir allí Janet Van Dyne durante 30 años. ¿Gracias a que en el Microverso de los cómics Marvel el tiempo transcurre significativamente más lento? ¿Alimentándose de tardígrados?

Michelle Pfeiffer

Ant-Man y La Avispa es el perfecto ejemplo de película de superhéroes sin más pretensiones que la de entretener. No estamos ante una historia que vaya a tener grandes repercusiones en el superplanificado Universo Cinematográfico Marvel, pero hay elementos interesantes que abren caminos a explorar en próximos estrenos. El reino cuántico puede dar para mucho más de lo vislumbrado en esta película, considerando su final, jugando seguramente un papel importante en los eventos que sucederán en Vengadores 4. En resumen, no todo va a ser grandiosidad, dramatismo y tramas épicas en la saga cinematográfica Marvel, también hay espacio para películas tan divertidas como esta Ant-Man y La Avispa.

La boda de Batman lleva meses ocupando titulares en los medios ajenos a los cómics. Desde la pedida de mano, hasta la espera que sufrimos para saber la respuesta de la novia. Además, la fecha elegida para el enlace, el 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, lo hace más especial si cabe. A pesar de que en España no podremos tener el cómic hasta diciembre, no por eso hemos de sentirnos menos invitados que los compatriotas de los novios.

Enlace de Batman y Catwoman

En ECC Ediciones han elaborado una serie de eventos para que podamos sentirnos parte del enlace, algo que, como seguidores de Batman, no podemos evitar al menos en parte. Tendremos números especiales, como el que saldrá en el mes de noviembre, llamado Preludio a la Boda, donde los más cercanos aliados de Batman intentarán que éste no tenga problemas en su gran día. De todas formas, como corresponde a semejante acontecimiento, se publicará una edición especial y limitada (como ocurrió con La Chapa) que saldrá a la venta en el Salón del Cómic de Barcelona de 2019. Pero los más impacientes tendrán pronto un primer avance, el Día de Batman, que se celebrará el próximo 15 de septiembre, recibiendo una invitación que podrá ser canjeada al adquirir el ejemplar de la boda, el número 26 de la colección regular de Batman que sale a la venta en diciembre de 2018. Todo esto y mucho más podéis encontrarlo en el dossier que os ofrecemos gracias a la cortesía de ECC. Estáis invitados.

La etapa de Batman perteneciente a Renacimiento ha alcanzado los 20 números en su edición española de ECC Ediciones. Es una cifra redonda para analizar qué ha supuesto para el mítico murciélago la llegada de este antiguo agente secreto, Tom King, a sus páginas. Tras los largos y sufridos años bajo la batuta de Scott Snyder, la cabecera de Batman ha sufrido un gran cambio que, como casi todo en esta vida, tiene sus cosas buenas y malas. Aunque en mi modesta opinión, hemos ganado enormemente con el cambio y he recuperado la ilusión por hacerme con el último número de la colección. Hace años que no me ocurría. A pesar de todo, soy capaz de ver que no todo es perfecto, así que ahí os dejo con una lista de lo mejor,  y lo que no lo es tanto, de la continuidad actual del eterno murciélago. 

Batman de Tom King

RESULTA QUE BATMAN... ES BRUCE WAYNE

No me refiero a que ya no sea sustituido de una manera burda por Jim Gordon. Al menos, no solamente. King explora la psique de Bruce Wayne, el responsable de que exista Batman, y no al revés. Su vida personal vuelve a importar y a tener una continuidad. Lo que hace como Batman interfiere en lo que hace Bruce Wayne y al revés, alimentando una dualidad que contribuye a la fascinación que genera el personaje. No es, sin embargo, el mejor autor que retrata este aspecto. Len Wein o Steve Englehart  lo superan ampliamente pero al menos lo recupera y le da la importancia que merece, siempre dentro de su estilo. 

SUS HISTORIAS AUTOCONCLUSIVAS

Es aquí donde King se luce especialmente con Batman, hasta tal punto que no parece el mismo autor que tiene los errores que demuestra en otros aspectos. Ya la primera historia que abrió su etapa con Batman consiguió sorprender por lo impactante que resultó, en prácticamente todos los sentidos. Un gran pistoletazo de salida donde se mostró rápidamente que la psique de los personajes les viste mucho más que el uniforme que decidan llevar. Hemos tenido otras, como la de Elmer Fudd en el cruce con los personajes de los Looney Tunes pero, sobre todo, tenemos el delicioso Anual nº 2...

ONE OF THESE DAYS... ANNUAL 2 USA

No sabemos si esta historia es una especie de consuelo para los que estamos encantados con la idea de que el matrimonio entre Bruce y Selina sea duradero y nos espere un chasco. Independientemente de ello, el retrato tan delicado que King hace de la relación de Bruce y Selina se nos hace terriblemente corto, pero emociona lo suficiente como para tener que coger un pañuelo en el desenlace. El maravilloso dibujo de Lee Weeks engrandece todavía más esta intimista obra que merecía una edición en cartoné muchísimo más que la de Elmer Fudd. Escondida en la grapa número 73/18, sin apenas mención alguna en su portada, merece ser descubierta por todo el mundo. Espero que más adelante se edite como merece para llegar a mucho mas público. 

BUSCAD EN ESTE NÚMERO LA MARAVILLOSA ONE OF THESE DAYS...


VUELVE LA CONTINUIDAD

Si queremos que nos preocupe de verdad lo que leemos en un cómic, necesitamos creernos que lo que estamos asimilando es plausible. No nos referimos a que vuelen o lancen rayos, sino a que si destrozan algo con estos poderes, haya consecuencias. Si ocurre algo que afecta a las personas, esto tenga su repercusión en los siguientes números. De esta manera, tengo la sensación de leer una serie con coherencia y no una serie de historias con principio y fin que terminan en el mismo punto. 

LA BODA CON SELINA

Esa idea de que Batman no puede casarse es de lo más absurda. La vida familiar de Superman ha sido un acierto que ha enriquecido enormemente sus cómics. Al fin y al cabo, Bruce ya es padre soltero de 3 o 4 robins, dependiendo de la época que más nos guste. Concretar una historia de casi 80 años abre un mundo de posibilidades, tanto para ampliar la familia como para mostrar los problemas que puede sufrir un matrimonio tan particular. Cita Doble es un gran ejemplo de este nuevo universo que se abre ante el murciélago. La elegida, a pesar de que Bruce sigue el consejo de su padre de formar una familia en La Chapa, difícilmente gustaría a sus suegros. De esta manera, la voluntad de Bruce se impone a los deseos de su padre, pidiendo matrimonio a quien de verdad quiere en su vida. Sorprende que en tantos años de historia nadie se haya preocupado de casar formalmente a Bruce, mas allá de sueños, otros mundos e historias autoconclusivas fuera de la continuidad. Que les dure la dicha... y a los lectores. 

UNA DELICIOSA HISTORIA QUE NADIE DEBE PERDERSE


VILLANOS POCO IMPACTANTES


Si bien King se ha detenido bastante en definirnos la psicología de Batman, con mayor o menor acierto, no se le dan tan bien los villanos. Han resultado algo intercambiables entre sí, poco carismáticos y sin demasiado interés. Una pena que no haya tenido el mismo esmero con ellos, ya que se les puede sacar provecho a la mayoría. De momento, ni grandes clásicos como El Joker o el Acertijo han podido brillar con este autor. Esperemos que sea cuestión de tiempo para que pueda perfilar mejor este aspecto.

NO SE LE DAN BIEN LAS GRANDES TRAMAS

Si King se crece en las historias pequeñas o breves, no podemos decir lo mismo cuando intenta reflejar una gran saga. Es el caso de La Guerra de Bromas y Acertijos. Aparte de mostrar un Batman atormentado por algo que ya deberían dejar atrás los autores, esa negativa a matar que no tiene demasiado sentido haciendo lo que hace, y como lo hace, la historia peca de grandilocuente y tramposa. Pareciera que responde más a un encargo de la editorial, o a una autoexigencia, que a un deseo de contar algo que realmente le interesa. Además, desperdicia el hecho de que estamos ante un Batman novato, algo difícil de entender en un autor que sabe ser tan intimista.

EXCESO DE TESTOSTERONA

En Yo Soy Bane, apenas recuerdo nada de la historia que no fueran músculos hormonados y onomatopeyas. Bueno sí, sangre y heridas mortales a raudales que luego desaparecían milagrosamente. Un desastre en toda regla que no aportaba nada y que recordaba lo peor de los años 90. Las escenas de lucha no están bien definidas, sobra la sangre y la violencia explicita, y falta pasión. Un Batman creíble debe dejar atrás los destrozos y dejar de parecer un superhombre...

ESTA HISTORIA OFRECE POCO MÁS DE LO QUE VEIS EN LA PORTADA...

VILLANOS ASESINOS EN SERIE

Si hay un error en el que han caído los guionistas de Batman en los últimos años es en la grandilocuencia y poder de sus villanos. El Joker, Enigma y otros tantos de repente son capaces de someter a una ciudad sin que sepamos realmente de dónde sacan tantos medios. King ha seguido abundando en esta temática, como si no hubiera otra opción para ellos. Que los muertos sean tantos es innecesario, y quitan a Batman ese aire de detective que en definitiva debe ser su principal característica. Casos más pequeños y mejor justificados debieran ser los protagonistas en un cómic de Batman. Al menos, de vez en cuando. 

¿Y DAMIAN?

Nuestro querido Damian tiene 13 años, pero no lo veréis aparecer más que para enterarse de que su padre ha decidido casarse. Francamente, el niño tiene edad para vivir con su padre y verlos compartir misiones, o al menos algún momento en casa. Ni rastro del chico en los números que llevamos más que algún encuentro para darle alguna orden. Lo mismo podemos decir de Dick Grayson o empresas Wayne, que han tenido una presencia testimonial. Entiendo que a Duke Thomas hay que esquivarlo porque no tiene mucho sentido más que ser un invento de Snyder, pero Damian está perfectamente integrado. Podría haber tomado nota de la magnífica serie Batman y Robin y mostrar algo de eso, en vez de añadir más personajes como Gotham Girl.

A pesar de los puntos oscuros que, para mi, ofrece King, le reconozco que ganan las virtudes. Además, no olvidemos lo prolífico que resulta, escribiendo obras como La Visión o Mr. Milagro. Esperemos que siga con tanta creatividad por muchos años, y que mantenga el nivel.