03/01/2018 - 04/01/2018

Pues ya tenemos en las salas de cine la versión cinematográfica de Ready Player One, novela que os reseñé recientemente aquí. Ver una adaptación de un libro exige ser generoso con lo que se ve, ya que la única forma de que lo visto en pantalla se ajuste a lo que creamos en nuestra imaginación es que la película la dirijamos nosotros. Y no, no es el caso. ¿Conseguirá Steven Spielberg el ansiado éxito de taquilla que se le ha estado escapando de las manos en los últimos tiempos? 

Ready Player One

Teniendo en cuenta que esta película entra de cabeza en esas que Spielberg y los críticos considerarían alimenticias, hay que reconocer que la crítica, en su mayoría, no la destrozado, dándole un razonable respaldo. Me uno a ese respaldo, pero con matices. Entiendo las ganas del director de E.T. de triunfar con una película que no sea un remake, un reboot ni una saga superheróica. Así que lo ha intentado con este libro de 2011 que no pertenece a ninguna saga con millones de seguidores, a pesar de su razonable éxito de ventas. Lo que me temo es que no va a conseguirlo al nivel que le gustaría tanto a él como a la productora, la sufrida (y valiente) Warner, que se ha gastado un presupuesto de unos 175 millones en la misma. 

¿Qué nos cuenta Ready Player One? La vida de Wade Watts, un adolescente del año 2045 que se sumerge, como toda la humanidad, en una realidad virtual compartida, Oasis. Al morir el creador de dicho mundo, un genio informático, deja como heredero del mismo a aquel que descubra en él tres llaves escondidas y un huevo de Pascua. Esto desatará una locura colectiva por conseguirlo, y en particular, de la segunda corporación más importante del mundo, IOI

Ready Player One

El mundo real que nos cuenta la película no está muy trabajado, pero en el libro tampoco. Se quedan en la superficie y en una brevísima crítica social al poder de las corporaciones y a cómo se apropian de la vida de las personas a través de las deudas. El gran reto de la película era trasladar OASIS del libro a la pantalla. Y triunfa a medias. Como simple espectador, sales con la idea de que OASIS era prácticamente un videojuego donde la gente sólo sube a jugar y pelear. El libro explica cosas como que los niños estudian allí, que puedes crear cualquier cosa, como una vida paralela donde todo es como deseas. No tiene por qué limitarse a ser un bicho raro que reparte tortazos. Te puedes comprar un planeta, y hacer en él lo que desees. Eso cambiaría la sociedad de una manera brutal. Visualmente es bonito, pero da una idea demasiado parcial de lo que quiere transmitir el libro. Podrían haber hecho mucho más.

El gran reto de la película era trasladar OASIS del libro a la pantalla. Y triunfa a medias.


En cuanto a la trama, la película entretiene y se va siguiendo con interés, lo que no es poco en estos tiempos. Las alteraciones respecto al libro, donde los personajes no se conocen hasta el final, se entienden para poder contar todo lo que puedan en las dos horas de la película. Algunas veces aciertan, como cambiar la fecha de la creación de OASIS, o evitar la búsqueda de la vida de Halliday con la biblioteca de su vida. Sin embargo, han restado emoción en el camino. La relación de cercanía entre la pandilla no se entiende bien, los amigos japoneses están y no sabemos muy bien por qué, algo que el libro sí se deja claro. También hay que reconocer que la película edulcora bastantes acontecimientos de un libro que tampoco es que sea Juego de Tronos. No pasaría nada por poner algo de drama. No he tenido sensación de peligro a lo largo del metraje, una tensión que el libro sí sabía transmitir dentro de su mediocridad. Las pruebas que costaban sudor y lágrimas a Parzival, aquí parece que sabe lo que tiene que hacer de antemano. Tampoco nos cuentan bien cómo el publico sigue la lucha por el Huevo.

Ready Player One

En cuanto a las muy publicitadas referencias a los años 80, no me han parecido un estorbo. Lo que sí me han parecido es impostadas. He visto a perros llevar con más gracia una chaqueta que a los creadores de OASIS vestidos como en los 80. Parecían los protagonistas de Dos Tontos Muy Tontos disfrazados de idiotas. ¿Tanto cuesta parecer de otra época? Tampoco la pasión de Wade por los 80 está justificada. En cuanto al espectador, tampoco pasa nada si no te das cuenta de que los auriculares de Wade llevan el símbolo de El Gran Héroe Americano. Si es lo único que buscáis en la película, no merece la pena que paguéis la entrada.

Antes de entrar en los spoilers, dejaría como conclusión que se agradece ver una película original a su manera, aunque hay un toque pasado de moda en ella. Ese malo tan unidimensional que podría confundirse con un folio, esos buenos que no son egoístas en ningún momento... Un director de 70 años con ganas no era quizás el más adecuado para la película, pero tampoco el más erróneo. Se nota más los años 80 en la forma de dirigir que en los guiños frikis. Me atrevo, a pesar de todo, a recomendar la película. Trasmite, al menos, lo que el libro quiere transmitirnos al final. 

Ready Player One

En cuanto a sus posibilidades como gran blockbuster, en un mundo donde Jumanji pasa de los 1.000 millones y un aburrimiento como Pantera Negra, menos valorada que esta por el público, es la más taquillera de la historia en USA, estamos perdidos. No lo merece menos que esas dos, pero lo va a tener muy difícil. Os dejo con los spoilers:
  • ¿De verdad no tiene Warner una película mejor que El Resplandor para recrear? Entiendo que no tengan los derechos de Juegos de Guerra, pero lo suyo habría sido una de Superman o Batman... Nuevamente, dejan su potencial sin utilizar.
  • ¿Tanto costaba matar a uno de los chicos? ¿Se piensa Spielberg que va a traumatizar a los niños de hoy día? El malo parece un payaso todo el tiempo debido a eso, una parodia que termina con un tortazo.
  • ¿Por qué no dispara al final a Wade? Ha tenido tiempo y una multitud que le deja paso. Ya no tiene mucho más que perder y, al menos, se venga. 

1978, el año en que conocimos a J.R., al hombre de acero, en el que sufrimos invasiones de ultracuerpos y pirañas, muertos vivientes y niños del Brasil. Quienes por entonces rondábamos los seis años, poco recordaremos de los estrenos de cine y series que nos llegaban habitualmente de Estados Unidos pero, gracias a ese misterioso mecanismo llamada el "engaño de la memoria", muchos de nosotros recordamos aquellos shows como si los hubiésemos visto antes de ayer. Entre las series que se estrenaron en las postrimerías de la década de los 70 he rescatado para este post las que, directa o indirectamente, están relacionadas con las temáticas de este blog. ¿Realmente las vimos en España... o nos engaña la memoria?

Mork y Mindy (1978–1982)

Llegado del planeta Ork para estudiar el comportamiento de los humanos, Mork (Robin Williams), es acogido en casa de la joven Mindy (Pam Dawber), una premisa que dará lugar a 91 capítulos repartidos en cuatro temporadas. Esta comedia de situación era, en realidad, un spin-off de Happy Days, otra sitcom estrenada en 1974 que, en su quinta temporada, presentaba al simpático extraterrestre encarnado por Williams. La idea de la serie surgió del hijo del productor Garry Marshall quien, tras ver Star Wars (1977), sugirió a su padre que hiciera una serie sobre un alienígena.


Godzilla (1978–1980)

Coproducida entre Hanna-Barbera y la japonesa Toho Company, propietaria de los derechos del monstruo, esta serie animada contó con dos temporadas y 26 capítulos de media hora de duración. La serie narraba las aventuras de un grupo de científicos quienes, en situaciones de emergencia, contaban con la inestimable ayuda de Godzilla. Como nota curiosa, el tamaño del monstruo variaba de capítulo a capítulo, cuando no de escena en escena. Además, en el acuerdo con la Toho no se incluyó el famoso rugido del monstruo, por lo que Hannah-Barbera tuvo que echar mano de un efecto de sonido de stock.


Conan, el niño del futuro (1978)

La primera serie animada en ser dirigida por Hayao Miyazaki, cofundador del archifamoso estudio de animación Ghibli, Conan, El Niño del Futuro contaba las aventuras de un chico en un mundo postapocalíptico asolado por los efectos de una Tercera Guerra Mundial. La serie, de 26 capítulos, se basa en en el libro La Marea Increíble (1970), de Alexander Key, obra que también influiría en el primer largometraje dirigido por Miyazaki, Nausicaä del Valle del Viento (1984).


Proyecto UFO: Investigación OVNI (1978–1979)

Basada en los informes de avistamientos OVNI recogidos en el Proyecto Libro Azul, del gobierno de los Estados Unidos, esta serie, de 26 episodios repartidos en dos temporadas, estaba protagonizada por dos investigadores de las fuerzas aéreas. La serie —producida por un general retirado de la USAF— ya anticipaba los temas que desarrollaría Expediente X años más tarde, con la diferencia de que la mayoría de los casos que aparecían en Proyecto UFO parecían tener, a priori, una explicación.


Jason y el comando estelar (1978–1981)

Dos temporadas duró esta serie —spin-off de Space Academy (1977-1979)— entre cuyos protagonistas estaba, nada menos, que James Doohan, el inolvidable Scotty de Star Trek. Doohan abandonaría la serie en su segunda temporada para protagonizar, junto al elenco de la serie original, Star Trek: La Película (1979). La serie, la verdad, no era muy buena, pero contó en algunos episodios con maquetas de naves bastante elaboradas e, incluso, logradas animaciones mediante stop motion.


Capitán Harlock (1978-1979)

La serie se ambienta en un lejano futuro en el que la humanidad ha abandonado la exploración espacial por ocupaciones más terrenales. Sin embargo, un grupo de idealistas no se pliega a la desidia que invade a la humanidad y se embarca en naves espaciales, siendo tachados de piratas por las autoridades terrestres. Uno de esos bucaneros espaciales es el Capitán Harlock, en lucha constante con las alienígenas Amazonas. La serie original contó con 42 episodios, a la que siguieron varios largometrajes animados, nuevas series y miniseries, culminado todo ello con el estreno en 2013 de un  espectacular film realizado por CGI, el más caro hasta la fecha de la productora Toei Animation (30 millones de dólares).


The New Fantastic Four (1978)

Segunda serie animada de la Primera Familia Marvel tras el show de Hannah-Barbera emitido entre 1967 y 1970. Esta nueva serie tuvo la particularidad de que Johnny Storm, La Antorcha Humana, fue sustituido por un robot llamado H-E-R-B-I-E, ya que los derechos del personaje estaban ligados a la producción de un piloto de imagen real por Universal Studios, proyecto que nunca llegó a cuajar. Otras versiones de la historia aseguran que el personaje de la Antorcha fue sustituido por un robot porque se pensaba que podría inducir a los niños a prenderse fuego (!). Con solo 13 capítulos, es la serie sobre los 4F más corta de la historia.


Challenge of the Superfriends (1978)

Con solo 16 episodios repartidos en dos temporadas, Challenge of the Superfriends fue la tercera serie animada con el sello Super Amigos con personajes de la Liga de la Justicia y relacionados. Fue la primera serie animada en incluir a villanos de los cómics DC, a diferencia de las dos anteriores, que contaban personajes inventados. Aún así, los creadores de la serie seguían empeñados en alinear junto a los héroes algunos personajes más que discutibles, como un chico y una chica —y su perro— sin superpoderes, así como a los inefables Wonder Twins —y su mono Gleek—.


Jana of the Jungle (1978)

También producida por Hannah-Barbera, al igual que Challenge of the Superfriends, esta serie animada de solo 13 capítulos narraba las aventuras de una versión femenina de Tarzan, solo que en las selvas de Sudamérica. El show, como otras muchas series animadas de finales de los 70, se emitía los sábados por la mañana en programas "contenedores". Esta serie, en concreto, se emitió en The Godzilla Power Hour, de la cadena NBC. La mujer de uno de los miembros del equipo, mediante la técnica del rotoscopio, fue la que prestó sus movimientos a la protagonista de la serie.


The All New Pink Panther Show (1978–1980)

The All New Pink Panther Show es, en realidad, la séptima serie animada protagonizada por la divertida pantera, 16 episodios con tres cortos cada uno, dos protagonizados por el felino y uno por Piernaslargas Crane. Como nota curiosa, es la primera serie de la Pantera Rosa en la que esta habla, aunque solo en dos de los capítulos. La última vez que esta serie se emitió en España fue en la cadena Neox, en 2009.


Algunas de las series más influyentes de la historia de la televisión han tenido pocas temporadas. Firefly, Roma, Deadwood, Terminator: Las Crónicas de Sarah Connor, Almost Human... son algunas de las series que, incomprensiblemente, duraron muy poquito en pantalla pero dejaron una huella indeleble en nuestras retina. Una de esas series es Los Munsters (The Munsters), que la cadena norteamericana CBS emitió solamente durante dos temporadas, entre 1964 y 1966. María del Carmen Olivero y Juan Antonio Olías, dos grandes apasionados por la cultura popular, han querido rendir con "Los Munsters. Historia de Nuestra Familia Monstruosa Favorita" un homenaje a una de las series de culto más populares de la década de los 60 del pasado siglo... con permiso del Batman de Adam West, claro está.

Los Munsters. Historia de Nuestra Familia Monstruosa Favorita

El libro de María del Carmen y Juan Antonio, editado por Diábolo Ediciones, pretende ser el más completo en lengua castellana acerca de la mítica serie de televisión. Si bien hay ensayos en inglés que analizan Los Munsters, el volumen que he tenido la oportunidad de disfrutar gracias a la editorial, sin duda, los supera ampliamente. Apoyado en innumerables fotografías en blanco y negro y color, los autores nos desvelan, primero, los antecedentes de la serie, unos orígenes anclados en los monstruos clásicos de la Universal o en series como La Dimensión Desconocida (The Twilight Zone).

Pero antes de entrar de lleno en la serie de Los Munsters propiamente dicha, los autores hacen una parada en otra serie que, por sus múltiples similitudes, a veces es confundida con la que nos ocupa: La Familia Addams. Estrenada por la cadena ABC apenas con una semana de diferencia respecto a Los Munsters, los Addams tenían un tono bastante más tétrico que la serie de la CBS, aunque no por ello dejaban de ser divertidos.

Los Munsters. Historia de Nuestra Familia Monstruosa Favorita

Diferenciados de sus tétricos vecinos, los autores explican los inicios de la serie, la elección de la fotografía en blanco y negro por cuestiones económicas —lo cual resultó ser todo un acierto—, su característica banda sonora, la elección de los actores, así como toda una suerte de curiosidades que hacen aún más amena si cabe, la lectura de esta obra. Una de esas curiosidades gira en torno a la edad de la actriz que encarnaba a Lily Munster, Yvonne De Carlo, quien tenía 42 años al inicio de la serie, un año más que Al Lewis, quien interpretaba a su padre en la serie.

Si bien la serie se estrenó en España en los sesenta, no sería hasta la llegada de La Bola de Cristal (1984), cuando de verdad Los Munsters empezaron a calar en el imaginario de toda una generación. En este programa "contenedor", la serie de Los Munsters fue redescubierta por quienes, como yo, nacimos a principios de la década anterior. No es casualidad, por tanto, que Los Munsters estén siendo recuperados de su relativo olvido gracias a libros como este, escritos por autores pertenecientes a la generación de los 70.

Tras explorar en las biografías de los actores protagonistas y sus monstruosas mascotas, como Charlie el cuervo, Igor el murciélago o Spott el dragón, los autores nos desvelan secretos del rodaje, tales como la construcción del decorado que recreaba la mansión familiar o el automóvil de Herman Munster. Ningún detalle de la serie escapa a los autores de esta obra: las particulares recetas de Lily, los vecinos o los parientes lejanos, como el anfibio Tío Gilbert, el "hombre agalla".

Los Munsters. Historia de Nuestra Familia Monstruosa Favorita

Obviamente, una monografía sobre una serie de televisión no podía dejar de contar con un capítulo dedicado a listar todos y cada uno de los episodios emitidos. Quizás sea la parte de la obra sobre la que podemos sobrevolar algo más deprisa, ya que prácticamente se han recogido las sinopsis de los 70 capítulos, muchos de los cuales se pueden encontrar fácilmente en Youtube o adquiriendo la serie completa en algunas de sus ediciones en DVD.

El volumen se cierra con un pequeño repaso a las películas que se produjeron al calor del éxito de la serie, Munsters, Go Home (1966), y muchos años después, The Munsters' Revenge (1981), Here Come The Munsters (1995) y The Munsters' Scary Little Christmas (1996). La fallida serie Mockingbird Lane (2012) pretendió ser el reinicio de la mítica serie, esta vez bajo la batuta de Bryan Singer, intento que solamente se quedó en su episodio piloto. Hay rumores de un nuevo intento de revivir el show por parte de la NBC, aunque aún está por ver si llega a concretarse.

El penúltimo capítulo del libro se detiene en la versión de la serie emitida a finales de los años 80, The Munsters Today, un show que, contra todo pronóstico, consiguió tres temporadas y cosechó varios galardones. El ensayo se cierra con algo que a todos los nostálgicos empedernidos nos encanta: el merchandising. Desde cómics hasta recortables, pasando por juegos de mesa o calcomanías, miles de artículos licenciados aprovecharon la popularidad de la serie, muchos de ellos muy buscados por los coleccionistas de lo añejo.

Editado con el habitual esmero por Diábolo Ediciones, "Los Munsters. Historia de Nuestra Familia Monstruosa Favorita", desempolva uno de los shows televisivos más icónicos de la televisión. El amor de los autores por la serie se nota en cada una de sus páginas, algo que logran transmitir al lector con una prosa fácil, ágil y repleta de datos curiosos y anécdotas. Sin duda alguna, un volumen especialmente recomendado para aquellos que descubrimos, a mediados de los 80, una serie que ya había marcado una época en la televisión de los 60: Los Munsters.

Los Munsters. Historia de Nuestra Familia Monstruosa Favorita
Autores: María del Carmen Olivero y Juan Antonio Olías
Diábolo Ediciones
Cartoné, color, 247 páginas
Precio: 23,95 €



Aunque no lo parezca, nos acercamos a la primavera, época de salir a disfrutar del sol, el buen tiempo... y también de una buena lectura a la sombra de un árbol. Y qué mejor lectura que alguna de las publicaciones que Diábolo Ediciones lanza a lo largo de este mes de marzo. Empezamos este recorrido por sus novedades "¡Qué Modernos Fuimos en los 70!", un divertido estudio de Guillem Medina sobre una década más que prodigiosa. Absolutamente recomendable para los más nostálgicos y para aquellos jóvenes que deseen descubrir por qué añoramos tanto aquellos años los que ya rebasamos la cuarentena.

¡Qué Modernos Fuimos en los 70!

Dejamos atrás la nostalgia y entramos de lleno en el mundo del cómic, con "La Hierba del Estío", de Raquel Lagartos y Julio César Iglesias. En esta obra, ambientada en el Japón feudal, los autores de "Mary Shelley. La Muerte del Monstruo" nos cuentan la emotiva y crepuscular historia de un samurái con ecos del cine de Kurosawa. Pero si lo que te va es el terror, a finales de marzo sale a la venta la revista Cthulhu con un número especial 10º Aniversario. Tras su espectacular portada, obra de Santipérez, relatos truculentos surgidos de la mente de los mejores guionistas y dibujantes españoles del género del horror.

Otra de las novedades destacadas que nos trae Diábolo a finales de marzo es "Perros Vs. Gatos", de José Fonollosa. En este encantador libro, el autor castellonense nos desvelará los secretos que guardan nuestras mascotas más queridas. ¿Por qué gatos y perros son tan distintos? ¿Por qué los felinos parecen tan independientes? A esas y otras muchas preguntas da respuesta Fonollosa en este divertido libro ilustrado.

Si quieres más detalles acerca de las novedades que te trae Diábolo Ediciones este mes de marzo, no dejes de echarle un vistazo el siguiente PDF.

Así, como quien no quiere la cosa, despedimos el invierno. Con la primavera llegan los salones del cómic, dos de los cuales, el Héroes Manga Madrid (7 al 8 de abril) y el Salón Internacional del Cómic de Barcelona (del 12 al 15 del mismo mes), contarán con la presencia de ECC Ediciones y destacados autores y artistas invitados. Para ir abriendo boca de cara a estos acontecimientos, las novedades de ECC Ediciones para el próximo mes de mayo nos traen cómics tan relevantes como una nueva edición de Batman: El Contraataque del Caballero Oscuro, de Frank Miller, o una nueva entrega de la colección Grandes Autores de Batman dedicada a Norm Breyfogle.


Para los amantes del Hombre de Acero, en mayo se pone a la venta Superman: El Nuevo Milenio #2 - La Búsqueda de Lois Lane, un impresionante tomo que sigue recopilando las mejores historias del personaje publicadas a principios del presente siglo. Hay que destacar también el cuarto tomo de la Wonder Woman de George Pérez, una publicación que recopila los números 36 al 45 del volumen 2 de la colección más su segundo anual, publicados entre 1989 y 1990.

Otra novedad destacada es la publicación de Antes de Watchmen: El Corsario Carmesí, las alucinantes historias de piratas publicadas como de las distintas colecciones que ampliaron el universo creado por Alan Moore. Y dentro de la línea DeLuxe, ECC lanza en mayo Caballero Oscuro III: La Raza Superior, un lujoso tomo que continúa expandiendo el universo que creara Miller en El Regreso del Caballero Oscuro.

Podría seguir mostrándote las novedades que nos trae ECC Ediciones este próximo mayo, pero prefiero que las descubras tú mismo en el siguiente PDF.

El Contrato de Judas es, seguramente, la saga más famosa y celebrada de los Jóvenes Titanes de los años 80. Recientemente, hemos podido disfrutar una versión animada actualizada de la historia. No solo vimos el paso de Robin a Nightwing, sino una historia que tuvo en vilo a los seguidores número a número, en una época en la que no tenías disponible en Internet la portada de dentro de 6 meses. Ahora que Renacimiento pretende relanzar a este grupo de la mejor manera, han pensado que hacer una breve saga, Titanes: El Contrato Lázaro, que tenga reminiscencias de aquella, sería buena idea. Eso sí, esta vez juntamos a los Jóvenes Titanes y a los Titanes. ¿Está esta historia a la altura de aquella?

Titanes: El Contrato Lázaro

Pues me temo que no. Cierto que es muy difícil, pero eso no disculpa lo peregrino de la justificación que encontramos en este tomo para que exista. Y es una pena, ya que los lectores forofos sabemos que Deathstroke es precisamente un villano de los Titanes, más que de Batman o Green Arrow, si nos vamos a la serie televisiva.

La trama comienza con la desaparición de Wally West, que resulta estar en manos de Deathstroke. Este pretende usar la supervelocidad del mismo para cambiar un hecho del pasado que le causa un gran dolor. Dado que el tomo recopila 4 números, uno de los Titanes, otro de Deathstroke, y dos de los Jóvenes Titanes, se hacen referencias a hechos que nos resultarán ajenos si no seguimos las respectivas series regulares. Tampoco es un gran estorbo para seguir la historia, pero mejor es saber cada matiz de la misma. Por mi parte sigo los Titanes, pero los Jóvenes Titanes y Deathstroke, que tan buena fama tiene, no. 

De los Jóvenes Titanes quien más destaca es obviamente Damian, al que creen definir poniéndolo a dar gritos, comportándose como un tirano desconfiado y frío. El problema es que, al menos, tiene algo parecido a una personalidad. No somos capaces de distinguir al resto de los héroes más que por sus trajes de faena. Esto no ocurría con los Titanes originales, donde cada uno tenía sus características que los distinguían de los demás. Aquí no se esfuerzan demasiado en definirnos a cada uno. Son chicos y chicas jóvenes genéricos y heroicos.

JUGAR CON EL ESPACIO-TIEMPO TRAE PROBLEMAS... A LOS LECTORES









La excusa que busca Deathstroke para aparecer me resulta también demasiado fantástica. Cuando el mundo entero se ve amenazado cada dos por tres, este recurso deja de impresionar y más bien aburre. Tendrían que haber buscado una lucha más terrenal. Al fin y al cabo, Deathstroke no tiene superpoderes y, aunque es cierto que ya en El Contrato de Judas tiene también una máquina fantástica, debieron echar mano de una trama más terrenal. 

Otra cosa que no se justifica más que por la necesidad de meter un contrato para que apareciera en el título, es el acuerdo entre Deathstroke y determinado miembro de los Titanes. Es tan absurda la petición como imposible el cumplimiento. ¿Cómo se supone que cumplió semejante encargo, con qué excusa, en qué tiempo y de qué manera? Es ridículo a todas luces. Sabemos que estamos leyendo un cómic, pero no puedes inventarte en la biografía de un personaje tan famoso una labor como esa que llevaría años a cualquier persona, y que necesitaría prácticamente todo tu tiempo. Además, de repente, está indefenso ante Deathstroke, cuando ha salido de amenazas mil veces más poderosas. Se nota que es algo improvisado, cuando bien podrían haber aprovechado una historia tan buena como aquella para hacer diálogos impactantes y trabajados. En vez de eso, tenemos un constante giro y nada de sustancia o una verdadera historia que realmente quieran contar. Lo peor de todo, es que no sé cómo piensan arreglar el despropósito final, insostenible a todas luces.

Otra cosa que no se justifica más que por la necesidad de meter un contrato para que apareciera en el título, es el acuerdo entre Deathstroke y determinado miembro de los Titanes


En cuanto al dibujo, tiene sus altibajos. Alto con Pagulayan y bajos con Pham. En conjunto, no desentona demasiado, para ser números de colecciones diferentes. Una lectura que resulta entretenida pero que deberían haber aprovechado para engancharnos a cualquiera de las series que acumula, pero desperdicia la oportunidad. Yo estaba pendiente de hacerme con la serie regular de Deathstroke por las buenas críticas que he leído de los lectores, pero este tomo me ha alejado de ello por ahora. 

DEATHSTROKE Y LOS TITANES VUELVEN A ENCONTRARSE...

Lo mismo con los Jovenes Titanes, es demasiado confuso lo visto como para hacerme con el tomo. El Contrato Lázaro se queda en un encargo hecho sin muchas ganas, que no transciende y que es difícil de asumir como una lectura, ya que no encaja ni haciendo un favor de verosimilitud. Además, no hay nexo con El Contrato de Judas, cosa que resulta, como poco, chocante. Si sois fans completistas, como yo, pues haceros con este tomo. Si no, tampoco pasa nada...

TITANES: EL CONTRATO LÁZARO (RENACIMIENTO)
ECC Ediciones
Edición original: Titans núms. 11 USA, Teen Titans núm. 8 USA, Deathstroke núm. 19 USA y Teen Titans Annual núm. 1 USA
Guion: Benjamin Percy, Christopher Priest, Dan Abnett
Dibujo: Brett Booth, Carlo Palugayan, Khoi Pham, Larry Hama, Paul Pelletier
Rústica, 112 págs. A color
Precio: 11,50 €

Shazam nunca ha sido un personaje que me haya atraído demasiado. Siempre lo he visto como un secundario de lujo en los cómics de DC en los que aparecía. Sin embargo, tal y como ocurre con la mayoría de segundones del cómic, también cuentan con historias que brillan con luz propia y las cuales merece la pena leer. Surgido de las páginas de la revista Whiz Comics en febrero de 1940, el Capitán Marvel (o Shazam, como prefieras llamarlo) reunía en una sola persona las cualidades y poderes de seis personajes míticos: Salomón, Hércules, Atlas, Zeus, Aquiles y Mercurio. ECC Comics, con el tomo Whiz Comics (1940-2015): 75 Años de Shazam, brinda la oportunidad a los que, como yo, apenas hemos tenido contacto con el personaje, de descubrir sus primeras historias, su resurgir, su evolución y su renovación total en los últimos años.

Whiz Comics (1940-2015): 75 Años de Shazam

La primera historia del volumen pertenece al número 2 de la revista Whiz Comics, editada por Fawcett Publications. Estamos, por tanto, ante un superhéroe que aún no pertenecía a DC Comics, pero que recordaba enormemente al último hijo de Krypton. Esta similitud haría que, en 1952 y tras años de litigios con DC, Fawcett renunciara a uno de su personajes estrella. Pero hasta su adquisición por la Distinguida Competencia, Shazam conseguiría un enorme éxito, no solo con sus cómics, sino incluso con una serie de televisión. 

En su primera historia, el dibujante C. C. Beck, nos presenta al joven Billy Batson, un humilde vendedor de periódicos elegido por el destino para convertirse en luchador contra el mal. Las encantadoras viñetas de este cómic de la Edad Dorada ya nos muestran a uno de los villanos más característicos y recurrentes del héroe, el Doctor Sivana. La siguiente historia, publicada en el primer número de la colección Marvel Family, ya introduce a los primeros componentes de la conocida como Familia Marvel: Capitán Marvel Jr., Mary Marvel y Tío Dudley.

Whiz Comics #2

En 1972, el dibujante C. C. Beck volvería a dibujar al Capitán Marvel, pero esta vez bajo el sello DC Comics. Con guion del gran Denny O'Neil, el número uno de la colección Shazam volvía a contar el origen del personaje, calcando prácticamente las viñetas que, 32 años antes, habían aparecido en el número dos de la revista Whiz Comics

La siguiente historia, una de las mejores del volumen, pertenece al número 276 de la colección de Superman, con fecha de portada de junio de 1974. Dibujado por el extraordinario Curt Swan, este cómic nos presentaba al Capitán Thunder, una especia de Capitán Marvel de una de las muchas tierras que, por aquel entonces, poblaban el Multiverso DC pre-Crisis. Aprovecho para reivindicar las historias del Hombre de Acero publicadas en esta época, claves para definir al personaje de Superman.

En 1972, el dibujante C. C. Beck volvería a dibujar al Capitán Marvel, pero esta vez bajo el sello DC Comics.


La siguiente historia del tomo, aparecida en DC Comics Presents Annual Vol. 1 #3, nos brinda la oportunidad de disfrutar del gran Gil Kane dibujando juntos a Shazam y el Hombre de Acero. Con un Doctor Sivana con los poderes del Gran Queso Rojo —sobrenombre del Capitán Marvel— el guionista Roy Thomas tira esta vez del recurso de las tierras paralelas recurriendo al Superman de Tierra 2. Sería una de las últimas posibilidades de utilizar el recurso de las Tierras múltiples ya que, en abril de 1985, solo un año después de la publicación de este cómic, comenzaría el evento Crisis en Tierras Infinitas, el cual borraría de un plumazo todos los universas paralelos de la editorial.

DC Comics Presents Annual Vol. 1 #3

Tras la Crisis en Tierras Infinitas, Shazam fue de nuevo introducido en el Universo DC en las páginas de la colección The Power of Shazam (1995), bajo la batuta de Jerry Ordway y Peter Krause a los lápices. En esta continuidad, Billy Batson había recibido sus poderes hacía solo 4 años. En esta colección se aprecia un avance en la definición del personaje, a la par que personajes clásicos, como Tío Dudley o Ebenezer Batson, el malvado tío de Billy, se reintroducen dándoles una patina de modernidad. Los infames años 90 aún no han hecho estragos en estos cómics, permitiendo que su lectura sea amena y digerible.

Entramos en los años 2000 del personaje de Shazam no con un número de su colección, sino con el Action Comics Vol. 1 #768. ¡Oh, capitán, mi capitán!, con guion de Joe Kelly y dibujos de Duncan Rouleau, nos narra una loca historia en la que se mezclan ranas gigantes ecologistas, la Familia Marvel y un Shazam reducido mágicamente a apenas su boca y mentón (!). Ni la historia ni los dibujos justifican que este cómic haya sido incluido en este volumen. 

Action Comics Vol. 1 #768

En The Multiversity: Thunderworld Adventures Vol. 1 #1, el guionista Grant Morrison hace gala de su habilidad para jugar con los universos alternativos y nos presenta a la contrapartida perfecta de la Familia Marvel: la Familia Sivana. El escocés lanza al lector toda una serie de personajes y conceptos nuevos que hacen de este guionista uno de los más imaginativos de los últimos años. En definitiva, estamos ante una historia clásica de Shazam, solo que pasada por el tamiza de la mente (privilegiada a veces, otras no tanto) de Morrison y el efectivo dibujo de Cameron Stewart.

La última historia del volumen, el número 21 de la colección Justice League Vol. 2, enmarcada en Los Nuevos 52, nos presenta nada menos que ¡la muerte de Black Adam! La principal némesis de Shazam ve en este número su último amanecer de un modo algo anticlimático, en una historia que, como parte de un arco argumental más amplio, queda algo aislada. Solo la salvan el arte del dibujante británico Gary Frank y el aliciente de ver los últimos momentos de Black Adam como villano recurrente del Capitán Marvel.

Este Whiz Comics (1940-2015): 75 Años de Shazam recopila, por un lado, algunas buenas historias del personaje, aunque también contiene cómics que, bien porque quedan algo aislados de su contexto, bien porque su calidad es discutible, sobre todo las últimos del volumen, merecerían haber cedido su lugar a historias algo mejores. Aún así, merece la pena echar un vistazo a este recopilatorio y ahondar en las raíces del personaje, en ver cómo ha evolucionado con los años y ahora, gracias a la película de Warner actualmente en producción, ver qué tal queda en pantalla grande e imagen real un personaje con tanta solera como Shazam.

WHIZ COMICS (1940-2015): 75 AÑOS DE SHAZAM
ECC Ediciones
Edición original: Whiz Comics núm. 2 USA, Marvel Family núm. 1 USA, Shazam núm. 1 USA, Superman núm. 276 USA, DC Comics Presents Annual núm. 3 USA, The Power of Shazam núms. 1-2 USA, Action Comics núm. 768 USA, Multiversity: Thunderworld USA (one-shot), Justice League Vol. 2 #21
Guion: Bill Parker, Dennis O´Neil, Elliot S. Maggin, Geoff Johns, Grant Morrison, Jerry Ordway, Joe Kelly, Joey Cavalieri, Julius Schwartz, Otto Binder, Roy Thomas
Dibujo: C.C. Beck, Cameron Stewart, Curt Swan, Duncan Rouleau, Gary Frank, Gil Kane, Peter Krause
Cartoné, 248 págs. A color.
Precio: 25 €

Seguimos con la recopilacion en tomos de la época de Los Nuevos 52 de Detective Comics que nos trae ECC Ediciones. Esta colección se publicaba originalmente en la serie regular de Batman, algo que, afortunadamente, han dejado de hacer. En Batman: Detective Comics - Héroes Sangrientos se reúnen tres historias autoconclusivas de lo más variopintas, con distintos autores, protagonistas y guionistas. Por tanto, haré la critica de cada una por separado, ya que una conjunta no tiene mucho sentido en este caso. Empezamos.

Batman: Detective Comics - Héroes Sangrientos

TERMINAL

Esta historia me ha resultado bastante sorprendente. En solo dos números, vemos como Batman se enfrenta a una tremenda amenaza sin que parezca que tiene habilidades especiales, como ocurre en gran parte de Los Nuevos 52. El que lleva el manto de Batman es Bruce Wayne que, casualmente, se encuentra en el aeropuerto de Gotham. Un avión llega con todos los pasajeros muertos y, ante algo así, Bruce Wayne anula sus vacaciones. La investigación va atando cabos de una manera coherente, siendo bastante intenso el desarrollo de la trama y los pasos que se van dando.

Me choca un poco como lector clásico que a Batman lo toleren tan bien los policías, por mucho que no estén en posición de elegir. La ayuda que solicita a su discípulo, suponemos que en esos momentos miembro de Spyral, quizás resulte demasiado oportuna por la posición del muchacho en ese momento, pero lo podemos perdonar. Al fin y al cabo, el teletransporte no es un problema para los miembros de la JLA ni sus aliados. Sí me ha sorprendido la violencia tan explícita que se muestra, ya que ni al propio Batman he visto realizando un daño como el reflejado. Impactar impacta, eso es innegable.

Si el guión a cargo de Benjamin Percy es destacable, el dibujo, obra de John Paul Leon, es el apropiado para la historia, tonos marrones y ocres, y un diseño no demasiado definido, lo que no libra a Grayson de levantar las pasiones habituales en el género femenino. Es mi historia favorita del tomo, que va de menos a más, porque la comienzas sin esperar mucho de ella y te va sorprendiendo poco a poco. Autoconclusiva, interesante y respetuosa a la vez que moderna. 


HÉROES SANGRIENTOS

Esta historia es la más larga del tomo, pero no precisamente la mejor. Se nota que los autores lo intentan, tratando de dar profundidad y protagonismo a Bullock, tocando algunos aspectos de su vida personal. También afrontan el tema de la corrupción policial, aunque no deja de tener una molesta pátina inocentona todo lo que nos cuentan. Quizás esto mejor contado habría tenido más sentido en Gotham Central, de donde tienen mucho que aprender los autores.

El problema de la historia no es ya la autocensura de no mostrar a miembros de la policía realmente malos. El problema terrible e insalvable es, para mi, que James Gordon sea Batman en esa armadura tan horrorosa. No tiene pies ni cabeza que él sea el elegido. Por no hablar de la perversión que supone la idea de Batman de que la policía lleve en sus coches el símbolo del murciélago. Una idiotez que ni siquiera se han molestado en trabajar. Scott Snyder suele buscar el impacto fácil para luego no tener ni idea de qué hacer con él. Encima, otros autores deben de tragar con la continuidad del momento y seguir la estela. Así que ahí esta Gordon, solo en una armadura que se actualiza cada dos por tres con tecnología punta gracias a Julia y Duke. Dudo que una armadura así necesite a nadie dentro y, si lo necesitara, serían varias personas puestas en tecnología.

UNA AMALGAMA DE IDEAS QUE NO LLEGA A BUEN PUERTO

Pero no pasa nada, Gordon parece aquí más robot que el que maneja, estando disponible a cualquier hora del día, de la noche, y sin atisbo de vida personal. No hay quien reconozca al comisario en este retrato tan absurdo e innecesario. Encima, la petición que le hace Bullock es una trampa tan obvia que casi te enfadas de que los autores te tomen el pelo con ella. El despropósito sigue subiendo a través de los 4 números, apareciendo un nuevo elemento en escena mas propio de Pacific Rim que de un cómic de Batman.

El problema terrible e insalvable es, para mi, que James Gordon sea Batman en esa armadura tan horrorosa.


Si no hay forma de creer lo que lees, no te importa lo que pase. Salvaría un poco los diálogos, algo mas profundos de lo que se puede esperar en esa época, pero la historia de fondo no tiene pies ni cabeza. Si es destacable el dibujo de Manapul, que es quien hace que puedas terminar la historia hasta el final. No estamos para estas tramas tan buenistas que no llevan a nada, ni me gusta esa idea de una Gotham llena de inútiles que no pueden levantarse si no hay un símbolo del murcielago operativo. Afortunadamente, cualquier pasado no fue mejor, al menos en lo que a Detective Comics se refiere. 

LA LIGA DE LA JUSTICIA TEEN NO ES PARA MI...

DE GIGANTES Y HOMBRES

La última historia incluye a una rejuvenecida Liga de la Justicia, con el añadido del nuevo Batman. No es que no aparezca Bruce Wayne, es que está amnésico tras su encuentro con El Joker. Se agradece que se acuerden de él, aunque cualquier intento de encontrar un sentido a la línea temporal de lo que vemos garantiza un dolor de cabeza. A partir de que abandonan la mansión Wayne, todo va cuesta abajo. Como si ser Batman fuera ponerse un murciélago en el pecho, acuden a Gordon y se lo llevan a una misión demasiado fantástica e intrascendente. Parece que tenían que meter al nuevo Batman en la Liga y es lo que se les ha ocurrido.

Los problemas de esta historia explican el por qué se ha necesitado un evento como Renacimiento en DC.


Francamente, no me ha aportado nada esta historia y ninguno de los protagonistas pinta mucho en ella. La referencia al libro de Steinbeck, De Ratones y Hombres, se me escapa, aunque lo leí hace unos años. Tampoco sé qué hacen tantos miembros de la Liga para un caso como ese. Como mucho, un biólogo. Otro intento fallido de hacer que Gordon cuadre, aunque he de decir que el resto de la Liga tampoco se luce. Los problemas de esta historia explican el por qué se ha necesitado un evento como Renacimiento en DC.

Un compendio que demuestra que, salvo cuando se saltaban la continuidad y tenían cierta libertad creativa para contar algo interesante, era difícil mantener un buen nivel en Los Nuevos 52. La idea de que deben atrapar a un público juvenil se muestra demasiado en este tomo, aunque afortunadamente no se notó tanto en el anterior de Anarquía, ni en la grandiosa etapa de Gregg Hurtwitz en Detective Comics.

BATMAN: DETECTIVE COMICS - HÉROES SANGRIENTOS
ECC Ediciones
Edición original: Detective Comics núms. 35-36 y 41-47 USA
Guion: Benjamin Percy, Brian Buccellato, Francis Manapul
Dibujo: Fernando Blanco, Francis Manapul, John Paul Leon, Marcio Takara, Steve Pugh
Cartoné, 200 págs. A color.
Precio: 20,50 €