2017

Con este tomo de Anarquía, se empieza a recopilar en España la etapa que Francis Manapul y Brian Buccellato protagonizaron en Detective Comics. Esta etapa pertenece a Los Nuevos 52 y se publicó originariamente en la serie mensual de Batman junto a lo que perpetraban Snyder y Capullo. Afortunadamente, ECC Ediciones ya publica por separado las colecciones de Detective Comics y la regular de Batman, pero en la época de esta obra la grapa venía con un número de cada y leerlo era de lo más engorroso. Este tomo viene a solucionar eso para aquellos que no acabaran de apreciar la obra de Scott Snyder en Batman pero les gustaría recuperar otra visión del Batman más reciente.

Batman: Detective Comics - Anarquía

Lo primero que quiero aclarar para los lectores más veteranos es que a pesar de que el título coincida con un recordado villano de Batman creado por Alan Grant y Norm Breyfogle, nada tiene que ver con él. Se enmarca dentro de la continuidad con la colección principal, en un periodo en que la muerte de Damian es reciente y aún no ha sido resucitado.

El primero de los dos arcos se llama Ícaro. Helena, una mujer de éxito hecha a sí misma, se asocia con Bruce Wayne para intentar regenerar una de las peores zonas de Gotham. Ésta cae en desgracia y esto convierte la lucha de Batman en algo personal. El personaje de Bullock es parte importante de la historia, ya que la aparición del potente estupefaciente Ícaro en las calles es un tema no resuelto para el. Sin embargo, una turbia historia de su pasado hace que Batman lo vea con  malos ojos.

Ver de nuevo a Bruce Wayne como un personaje público se agradece, ya que en muchas historias recientes ni siquiera aparece sin el traje. La historia sigue un esquema clásico, pero no anticuado. Una serie de misterios que se van resolviendo, investigaciones que afectan a empresas Wayne y una banda criminal nos devuelve al Batman más urbano, vulnerable y detective. No faltan los políticos corruptos y distintos intereses encontrados, Tiene momentos bastante buenos, como la conversación de Batman con la hija de Helena y los compartidos con Bullock. Sin ser una obra maestra, se nota que está trabajada, aunque hay que reconocer que no aporta nada que no hayamos visto antes. Muestra un Batman actual que se implica en sus dos personalidades en lo que siempre pretende hacer: salvar a Gotham a pesar de que para muchos sea tarea imposible. Queda un agradable sensación después de leerlo. No me quejaría si este fuera el nivel medio del Batman actual.

LO SUCEDIDO AFECTA A MUCHOS PERSONAJES DE DIFERENTES MANERAS

El segundo arco es el que da título al tomo. Continúa a lo anterior, pero entramos en otra historia con un villano clásico más que conocido: El Sombrerero Loco. Como en la historia anterior, las cosas se van ramificando y afectando cada vez a más implicados. Aparece un nuevo Anarquía, cuya metodología recuerda a la de la serie Mr. Robot, sobre todo en una cosa: lo mal ejecutado que está todo. De una idea revolucionaria e interesante, pasamos a un desenlace y un mensaje de lo más reaccionario, cosa que no me gusta. Como no me gusta ver a Batman arriesgar más por salvar a un villano asesino que a otras víctimas inocentes. Ahora que estoy leyendo el Batman de finales de los años 70 de Len Wein, me llama la atención que ahora se censuren más estas cosas que antes. Esa regla absolutista de que Batman tiene que dar su vida por cualquiera es mucho más reciente (y equivocada) de lo que se podría pensar.

BATMAN PODRÍA AUTOEMPLEARSE PARA VIGILAR SUS NEGOCIOS

Estos dos puntos hacen que la historia me convenza menos que la anterior, a pesar de que comparta con esta un mismo estilo. No faltan impresionantes escenas de acción y luchas encarnizadas. El gran dibujo de Manapul ayuda mucho a conseguir esta impresión. Entiendo que no le agrade a todo el mundo, pero a mi personalmente me gusta mucho. Es moderno y expresivo, y va mucho con las historias del murciélago. A modo de queja, no entiendo por qué no incluyeron el Anual. Es otro dibujante, y vaya si se nota, pero está enmarcardo en la continuidad de estas historias. No costaba nada y dudo que lo recuperen para más adelante.

De todas formas, es una buena opción para los que no estén convencidos con Los Nuevos 52 y se desentendieron de la colección regular de Batman, pero a la vez quieran recuperar lo más destacable de esa etapa. Como veis, también tuvo sus cosas buenas. 

Batman: Detective Comics - Anarquía 
ECC Ediciones
Edición original: Detective Comics núms. 30 a 34 y 37 a 40 USA
Guion: Brian Buccellato, Francis Manapul
Dibujo: Francis Manapul
Cartoné, 240 págs. A color
Precio: 23 €

Enmarcado en el esfuerzo que está llevando a cabo Diábolo Ediciones por publicar ensayos y estudios acerca de la cultura popular llega a las librerías Siempre Quise Ser Uno de los Cinco, de Guillem Medina. Esta obra no es otra cosa que un apasionante viaje a través de todas aquellas publicaciones que, destinadas al público infantil y juvenil español, nos hicieran soñar a los que ya peinamos canas. Al pasar las páginas de la obra de Guillem Medina he ido recordando tanto aquellas publicaciones que mis padres me compraban como aquellas que, en mis paseos quincenales a la biblioteca municipal, me traía en préstamo para disfrutar de aquellas eternas tardes de mi infancia.

Siempre Quise Ser Uno de los Cinco

Siempre Quise Ser uno de Los Cinco pretende ser un recorrido casi exhaustivo de las publicaciones para niños y adolescentes que poblaron las estanterías de las librerías y quioscos de la España de la segunda mitad del pasado siglo. Desde los clásicos de la literatura universal editados por la catalana Editorial Mateu en plena posguerra hasta los relativamente recientes libro-juegos Elige tu Propia Aventura publicados por Timun Mas a partir de 1983, el autor nos acompaña en un viaje a los títulos que ayudaron a conformar lo que entendemos la lectura los que ya hemos entrado en la cuarentena.

Tras un capítulo dedicado a bucear en los orígenes de las publicaciones infantiles y juveniles, Medina detalla, acompañado siempre de gran cantidad de reproducciones de portadas a todo color, de las primeras colecciones enfocadas al público más joven que se publicaron en España tras la Guerra Civil. El autor, además de desvelarnos los orígenes y trayectoria de las distintas editoriales, entra a detallar incluso los responsables de aquellas inolvidables portadas, verdaderas obras de arte la mayoría de las veces. De esta manera, esta obra no solamente nos informa acerca de los autores extranjeros y patrios que llenaban las páginas de aquellos libros, sino que también nos acerca los nombres detrás de aquellas ilustraciones tan maravillosas, dibujos que tenían como función principal atraer la atención de los ojos infantiles.

Siempre Quise Ser Uno de los Cinco

El autor recoge, además, listados de los números de cada colección, no importa lo longeva que esta fuera, sirviendo a posibles coleccionistas como checklist. Hay que señalar la gran labor de documentación e investigación llevada a cabo por Medina, quien llega a descubrirnos qué autores españoles se escondían tras los diferentes seudónimos que firmaban tal o cual libro, nombres que se iban repitiendo a lo largo de las distintas colecciones infantiles que lanzaban las editoriales. La necesidad de rellenar huecos en las colecciones y las cantidades a pagar en concepto de derechos de autor eran algunos de los motivos que impulsaban a las editoriales españolas de aquellos años a contratar escritores a sueldo anónimos para sus publicaciones juveniles.

Entre los capítulos del libro que más han despertado mi nostalgia están los dedicados a la colección Joyas Literarias Juveniles, en formato cómic, o a la Colección Historias, ambas de la extinta editorial Bruguera. Esta última colección seguramente la recordareis al instante, ya que en el lomo aparecían los rostros de los cuatro protagonistas principales de la novela. Como innovación, se intercalaban cada varias páginas de texto un par de páginas en formato cómic. De este modo, podíamos leer la historia tanto en formato novela como en formato secuencial, dependiendo de la edad o las ganas que tuviésemos de leer.

Siempre Quise Ser Uno de los Cinco

Además de analizar cada colección aparecida en España en los últimos 50 años del siglo XX, el autor se detiene en ciertos personajes o autores a los que los editores dedicaban especial atención, debido al tirón entre el público infantil. De este modo, nos encontramos con capítulos centrados en personajes como Tarzán, Guillermo, Los Cinco o Los Hollister. Aquí el autor se detiene un poquito más, ofreciéndonos un breve retrato de los autores, las distintas editoriales que en España publicaron a estos personajes e, incluso, las versiones televisivas y cinematográficas que se hicieron de estos inmortales personajes de la literatura.

Guillem Medina, gran conocedor del mundo del coleccionismo, ha abordado el tema de las publicaciones juveniles españolas con solvencia y acierto, haciendo un recorrido por la práctica totalidad de aquellas colecciones, algunas de ellas incluso resucitadas en los últimos años debido a la demanda de los lectores más nostálgicos. La exhaustividad de la obra, lejos de aburrir, ayuda a que pasemos las páginas deseando conocer quiénes eran aquellos audaces editores que se atrevieron, en una época tan difícil como era la España de la segunda mitad del siglo XX, a lanzar al mercado obras tan maravillosas y que han logrado marcar a toda una generación.

Siempre Quise Ser Uno de los Cinco es un ensayo que merece estar en la estantería de todo aquel que busque entender por qué mi generación es como es y por qué nuestros gustos son los que son. En definitiva, una obra altamente recomendable no solo para nostálgicos, sino para también para aquellos que quieran conocer los gustos literarios de lo que en España se ha venido denominando generación del "baby boom".

SIEMPRE QUISE SER UNO DE LOS CINCO. Un recorrido por la novela juvenil, de Los Hollister a Los Tres Investigadores 
Diábolo Ediciones
Autor: Guillem Medina
Tapa dura, 290 págs. color
Precio: 23,95 €




Conscientes de que en verano los aficionados a los cómics tenemos más tiempo para disfrutar de ellos, ECC Ediciones ha decidido premiarnos en julio no con dos, sino con tres tandas de novedades editoriales. De este tercer lanzamiento destacamos el tomo Batman y Superman: Los Mejores del Mundo, con los 10 primeros números de la colección escrita por el entintador y guionista Karl Kesel. Por otro lado, Kara, la prima de Superman, nos muestra este verano su versión más divertida con Supergirl: Aventuras Cósmicas en 8º Curso, un cómic con el que ir iniciando a los más jóvenes en el vasto Universo DC.

ECC Ediciones: Novedades de Julio de 2017 (Tercera Salida)

Siguiendo con las novedades para el público más joven, ECC pone a la venta en julio el número cinco de la colección ¡Scooby-Doo! y sus Amigos, en el que veremos como el grupo Misterios S.A. ayuda esta vez a Diana de Themyscira a enfrentarse a unos monstruos mitológicos. También para los niños está pensada la colección de grapa ¡Superpoderes!, dentro de la línea DC Kids, un divertido cómic que seguirá las aventuras de la Trinidad DC: Batman, Superman y Wonder Woman.

También dentro de esta tanda de novedades llega por fin Plants Vs. Zombies, la adaptación al cómic del famoso videojuego. Con guion de Paul Tobin y dibujos de Ron Chan, esta obra se incorpora al catálogo de ECC Ediciones, tal y como anunciaran hace unos meses en su revista infantil gratuita Kodomo.

Os dejo con el PDF de la tercera tanda de novedades de julio de ECC Ediciones, a la venta a partir del 4 y 11 de julio.

Ahora que el estreno de Wonder Woman ha sido un gran éxito a nivel mundial, y a la espera de que la estrenen en España tras su irritante e incomprensible retraso, era el momento perfecto para leer esta etapa del personaje a cargo de maestros como Len Wein y George Pérez, y que ECC Ediciones recopila en un par de tomos. Advierto que nunca había leído nada de la amazona en solitario, así que mi opinión acerca de esta obra es la de alguien que no conoce detalles específicos de Wonder Woman. Con esta premisa, ¿resulta este tomo una manera viable de conocer a Diana Prince en una de sus mejores etapas? Una vez leído el tomo, me atrevo a decir que si.


Wonder Woman necesitaba un relanzamiento a mitad de los años 80, así que DC pensó que qué mejor que encargarlo a dos de los responsables de la brillante etapa que estaba viviendo la colección de Los Nuevos Titanes. Tal y como ya demostraron en algunos capítulos de esta serie, la mitología griega apasionaba a estos autores. El conocimiento que tienen de la misma es extenso e intenso, y así lo plasmaban en los cómics. Dedican unos cuantos números a situarnos y a explicarnos quien es quien y las relaciones que hay entre ellos. Si habéis leído algún libro de mitología griega, sabréis lo complejo que resulta por el gran número de personajes que hay y las múltiples relaciones que existen entre ellos. El cómic es un medio ideal para instruirse sobre ellos, ya que al poder identificar visualmente a los distintos integrantes, es mucho más fácil seguir sus tribulaciones. De hecho, en unos cuantos números no aparece siquiera Diana, sencillamente nos ponen en situación para comprender el origen de la misma. Ningún problema con ello, ya que se agradece el dedicarle tanto mimo para presentar un mundo que necesitamos conocer bien para comprender de verdad los orígenes de Wonder Woman.

GEORGE PEREZ SE EXPLAYA CON LAS POSIBILIDADES QUE OFRECE LA MITOLOGIA GRIEGA

La historia está contada al modo clásico, en el mejor sentido. La complejidad de lo que nos cuentan, abundando en secundarios bien construidos, subtramas y aclaraciones narrativas, hace que haya que prestar atención a cada viñeta. Todas aportan algo. Una maravilla que se ha perdido en estos tiempos de inmediatez y simpleza. Eso hace por otra parte que no sea una lectura rápida, sino que haya que ir disfrutándola poco a poco para sacarle todo el jugo.

Tras una excelente presentación del mundo del que proviene Diana, nos trasladamos al presente (de la época), donde deberá vencer una amenaza global e integrarse en el mundo moderno. Estamos en la segunda mitad de los años 80, y temas como la Guerra Fría, entre otros, están muy presentes. La crítica política y el impacto que tiene en los medios la aparición de Diana no se escatiman, ajustándose sobremanera a lo que implicaría que alguien como ella fuera noticia.

Los secundarios son otro punto álgido del tomo. Tridimensionales, con problemas laborales, familiares, de lo más mundano, que se echan de menos en la mayoría de obras actuales. Una nueva muestra del mimo que ponen los autores en todo lo que nos quieren contar. La sensación que transmite esta primera parte es precisamente esa: un trabajo hecho con ganas y para nada un encargo de la editorial para salir del paso.

La inocencia de Diana ante las novedades del nuevo mundo y la interacción que debe comenzar a tener con los humanos, alejados del perfil que conocía en Themyscira, va definiendo el carácter de la chica. Es esta una versión de Diana inocente y pura, heróica en el mejor sentido de la palabra, y alejada de las versiones más duras y frías que hemos visto recientemente. Se nos define a Steve Trevor como un curtido héroe de guerra, de grandes principios y que ha tenido problemas con sus superiores a cuenta de ésto. Me atrevo a adivinar que su papel difiere bastante del que veremos en la película. Terminada brillantemente esta primera parte, Diana vuelve a su hogar.

GEORGE PEREZ Y LEN WEIN SON CONSCIENTES DE QUE NO TODO EL MUNDO ES JOVEN Y GUAPO... A DIFERENCIA DE LOS CÓMICS DE AHORA

Allí, debe de nuevo enfrentarse a pruebas que parecen ser su destino. Diferentes criaturas mitológicas aparecen en su camino, y las distintas reacciones que van creando entre unos y otros van sumando emoción e interés. Las batallas son encarnizadas y agotadoras, transmitiendo a la perfección el sufrimiento de Diana. Aprendemos junto a ella el límite de sus poderes y la fuerza de su voluntad.

En cuanto a George Pérez, no sólo aporta su maestría en el trazo y los movimientos. Quizás los lectores más jóvenes piensen que muchos dibujantes actuales son mejores. Los que no somos tan jóvenes, somos conscientes de que el apoyo que hoy día encuentran éstos en los ordenadores no existía en los años 80. Además, Pérez colabora en las historias. 

Tras el periplo en su lugar de origen, queda claro que el destino de Wonder Woman es nuestro mundo. El tomo termina dejándote con ganas de más, de mucho más. Una verdadera joya del cómic de los años 80.

GRANDES AUTORES DE WONDER WOMAN: GEORGE PÉREZ – LA MUJER MARAVILLA
ECC Ediciones
Edición original: Wonder Woman núms. 1 a 14 USA
Guion: George Pérez, Greg Potter, Len Wein
Dibujo: Art Adams, Brian Bolland, Chris Marrinan, Curt Swan, George Pérez, John Bolton, José Luis García-López, Ross Andru
Cartoné, 368 págs. A color
Precio: 32,50 €

Hace apenas una semana dábamos a conocer la primera tanda de novedades que ECC Ediciones tiene preparadas para el mes de julio. Hoy, ECC ha anunciado la segunda parte de lanzamientos de julio, donde encontraremos novedades tan suculentas como Batman: Ira, un cómic escrito por Mike W. Barr (Camelot 3000) y dibujado por los excepcionales Michael Golden y Rags Morales. Y dentro de la colección Grandes Autores de Batman llega el tomo dedicado a Steve Englehart Marshall Rogers, un volumen recopilatorio con algunas de las mejores historias jamás escritas sobre el personaje.


A partir del 27 de junio llega también a las librerías el primer número de la colección de Supergirl enmarcada en el evento Renacimiento, aprovechando el tirón que la heroína de Krypton tiene gracias a la serie de televisión de CW. Y para celebrar el estreno en cines de Wonder Woman el próximo 23 de junio, qué mejor forma de hacerlo que leyendo la estupenda etapa del personaje a cargo de J. Michael Straczynski, por supuesto dentro de la colección Grandes Autores.

Pero no solo de cómics DC se alimenta el fan, como así lo demuestran novedades como La Flauta Mágica, el primer volumen de la Biblioteca de Adaptaciones de Óperas de P. Craig Russell. También podemos destacar Aldebarán, del autor brasileño Leo, un lujoso volumen donde se recopila el primer ciclo de este fantástico cómic de ciencia ficción.

Os invito a que descubráis por vosotros mismos el resto de fantásticas novedades que ECC Ediciones tiene preparadas para hacer más amenas las largas y cálidas tardes del verano.

En mi entrada Los 10 Mejores Ilustradores de la Ciencia Ficción olvidé a muchos artistas que merecían figurar en esa selección personal. John Schoenherr es uno de ellos. Nacido en 1935 en la ciudad de Nueva York, Schoenherr ya demostró desde muy joven su interés por la biología, lo que más tarde reflejaría en su obra artística. A los 13 años comenzó a estudiar arte en el Art Students League de Manhattan, aplicando sus enseñanzas en los dibujos de animales que realizaba en los zoos de la ciudad. En 1956 cumpliría con su primer encargo profesional para la revista Amazing Stories.


En la década de los 60 sus ilustraciones dominaron las portadas de la revista Analog, aunque también realizó dibujos para adornar sus relatos. Sus conocimientos de biología animal dotaron a sus criaturas extraterrestres de una estremecedora aura de realidad.

Schoenherr también realizó gran cantidad de portadas para novelas de ciencia ficción para editoriales como Pyramid o Ace. Sus primeros trabajos se decantaron por el surrealismo, pero pronto evolucionaron hacia un estilo más realista caracterizado por máquinas de aspecto biológico, inquietantes construcciones o encuentros con criaturas extraterrestres. Pero si por algo es recordado este artista es por sus ilustraciones para la saga Dune, de Frank Herbert, obra por la que fue galardonado con el Premio Hugo al Mejor Artista.

John Schoenherr falleció el 8 de abril de 2010.

Meeting at Infinity, de John Brunner

Star Seekers

Man of Two Worlds, de Raymond F. Jones

Ilustración interior de la revista Analog (julio de 1972)

Analog (agosto 1980)

Analog (noviembre 1972)

The Radio Planet, de Ralph Milne Farley

City Under the Sea, de Paul W. Fairman

Ilustración de Schoenherr para Dune, de Frank Herbert

Analog Magazine - febrero 1964

Criaturas de John Schoenherr comparadas con los diseños de Ralph McQuarries de Chewbacca

Fuentes: Ski-Ffy, bpib.com, johnschoenherr.blogspot.com.es, kitbashed.com

Previamente a las novedades editoriales que ECC Ediciones tiene preparadas para el segundo lanzamiento del mes de julio, la editorial barcelonesa ha querido ofrecer avance limitado en cantidad, pero con títulos de gran calidad e interés. Aparte de un nuevo volumen del coleccionable de la Wonder Woman de Azzarello, llegan tres nuevos tomos de la Colección Novelas Gráficas DC Comics: Green Arrow, el Arco del Cazador y los dos volúmenes dedicados al Batman de Neal Adams.

ECC Ediciones: Novedades de Julio de 2017 (Primera Salida)

Publicada en 1996, Fax desde Sarajevo es una de las novelas gráficas más importantes de aquella década. Escrita y dibujada por Joe Kubert, ECC Ediciones vuelve a editar esta obra, descatalogada en España desde hace bastantes años. Y para los aficionados al cómic más pequeños, Green Lantern: La Historia de su Origen, un divertido cuento con el que iniciar a nuestros hijos en el rico Universo DC

Os dejo con el PDF de estas novedades, en librerías a partir del 20 de junio.

Acabamos de terminar la tercera temporada de The Flash y la sensación general, o al menos la mía en particular, es de decepción. La que comenzó siendo una propuesta refrescante, aunque dentro de los conocidos límites del canal CW, ha degenerado hasta perder mucho de su sentido. El cúmulo de despropósitos se han ido acumulando a lo largo de esta temporada llegando a suponer un acto de fe el seguir viendo capítulos. Me alegré de ver el último episodio no por saber qué sucedería, sino porque ya podía pasar a otra cosa. Mi tiempo es muy limitado, las obligaciones familiares mandan. Al menos, me desahogo con esta lista en la que selecciono algunas, ya que todas sería imposible, de las cosas más absurdas de la temporada. Que la fuerza de la velocidad nos acompañe para la próxima temporada. Por supuesto, os aviso que todo son spoilers

The Flash Vs. Savitar

Demasiados episodios

Si esta temporada hubiera tenido menos capítulos, todos nos habríamos beneficiado. Los espectadores, de ver episodios de relleno que no aportaban nada, ni hacían avanzar la historia lo más mínimo; los guionistas, de tener que escribir chorradas que nada interesaban. Hay muchas series en emisión y pareciera que hubiera habido una fuga de cerebros a producciones más prestigiosas. Por desgracia, las series se venden por lotes y les interesa sindicarlas, de manera que lleguen a los 100 episodios. De ahí que hayamos caído en el sopor con capítulos que no había por donde cogerlos. Si bien el crossover con el resto de series tenía su gracia, así como el capítulo musical, otros han sido desastrosos. Mejor dejar la serie en 15 episodios gustosos de ver, que en 23 que terminan siendo un lastre. 

¿Cuánta gente forma parte del Equipo Flash

Lo de los Laboratorios S.T.A.R. es de traca. Ni los X-Men tienen tantos componentes. Encima, añadimos a Wally West, a Jesse Quick, al eterno Harrison Wells, que a ver si encuentran alguna Tierra donde no exista y se mudan a ella... Encima Julian, la novia del padre de Iris... Todo un conglomerado de gente que no parecen tener nada que hacer excepto estar allí. ¿Iris no era periodista? ¿Qué ocurre con su periódico? ¿Y Julian? ¿No echa bastantes horas de forense que encima está el resto del tiempo en los laboratorios? Encima se quejan de que cobran poco, los que cobran, claro. La mayoría de los espectadores deben creer que Flash es un equipo y no un héroe que actúa en solitario.

Y TODAVÍA FALTA GENTE...

Jesse y Wally West

Esta pareja son un pegote tanto juntos como por separado. Será por eso que se han enamorado. El interés de Wally es cercano a cero. Quita toda la solemnidad a los superpoderes con sus carreritas chulescas y una actitud ante los medios que, si bien de otra manera habría tenido su interés, se ha explotado poco y mal. Un personaje poco desarrollado que apenas interactua con el resto y tampoco parece asistir mucho a clase, todo hay que decirlo. En cuanto a Jesse, si ya era insoportable como hija, añade el ser increíble como superheroína. Eso si, tampoco es para que terminemos la temporada sin saber qué ha sido de ella. Parece que hasta los guionistas se hubieran olvidado de ella. No me extraña... 

Harrison Wells hasta en la sopa

Si bien el personaje estaba muy bien en la primera temporada y dio un juego tremendo, esta necesidad de irlo metiendo en todas las temporadas cambiándole la personalidad no acabo de entenderla. Al menos en la segunda, era un científico, pero es que en la tercera es un patán sin conocimientos. Eso si, tampoco sale apenas de los laboratorios. Al menos liga. Nada que objetar con el actor, Tom Cavanagh, que hace lo que puede con lo que tiene, que no es mucho. Es que parece que haya firmado un contrato de exclusividad con la serie que ni el protagonista de la misma. Veremos que maquinan la próxima temporada para colarlo con calzador, o si al fin prescinden de su presencia en los abarrotados laboratorios. 

HARRISON WELLS PARECE MÁS EL NOVIO DE LA PRODUCTORA DE LA SERIE QUE DE LA CIENTÍFICA

El sacrificio de Harrison Wells

Quizás su presencia durante la serie era para premiarnos con el final más absurdo e increíble que podríamos imaginar. No vamos a entrar, que podríamos, en que uno no se guía solo por el sentido de la vista; el tacto y el peso de la persona también cuentan. Así que difícilmente iba a colar ante Savitar que Iris West era Harrison Wells con una pantalla óptica como la que usaba Rondador Nocturno en los cómics de los X-Men. De todas formas, incluso viéndolo no puede uno creerse que una persona que apenas conocía a Iris se sacrificara de esa manera por ella. ¿Para qué narices está su padre Joe entonces? ¡Menudo cobarde!Si no hay quien encuentre ayuda para hacer una mudanza, ¿ahora resulta que para dar la vida por otra persona hay cola? ¿Por qué es más importante Iris que su propia novia? El final es además el mismo que en la primera temporada, aunque entonces aquello tenía más sentido, un policía tiene otro sentido de la vida. El discursito final ya daba más risa que pena, y ni se le ha recordado en el episodio por lo que ha hecho. Eso si, su puesto en los laboratorios lo parece haber ocupado su novia. Otra que no necesita una nómina a final de mes...

Iris Mata a Savitar con una bala

El dios de la velocidad parece haberse olvidado de su propia religión. Iris le dispara por la espalda. No es precisamente noble y da idea de por qué no le faltaban razones para matarla al pobre Barry del futuro. El problema viene de que al oír el disparo tiene tiempo de sobra para apartarse, ya que una bala va más despacio que la velocidad del sonido, al menos las del calibre de la pistola que usa Iris. Todo un fallo que no han pensado en una serie que cuida muy poco el sentido de lo que en ella vemos.

GUANTÁNAMO ES TODO UN CANTO A LAS LIBERTADES COMPARADO CON COMO TRATAN EN ESTA SERIE A LOS VILLANOS

Ellos son juez y parte en todas las detenciones

Para ser Barry forense y Joe policía, se pasan por el forro cualquier garantía judicial. Esto no es nuevo de esta temporada, pero siempre me ha llamado la atención que este supergrupo detenía a cualquier villano y ¡hala! a la celda acolchada de por vida. Pero ¿esto qué es? Hasta en los gobiernos mas fascistas se molestan en celebrar al menos un juicio de paripé. Estos héroes ni eso. Y si les dirigen la palabra, encima es para amenazarles o sacarles información. La pobre Killer Frost... yo no soy abogado pero me da la sensación de que al menos podríamos concederle el eximente de enajenación mental, ¿no? Por aquello de que es evidente que la pobre no es responsable de sus actos. Pues nada, a la habitación con ella, sin miramientos. Un detalle que nunca he visto denunciar en los mismos medios que luego montan escándalo por cualquier chorrada políticamente incorrecta. Ver para creer.

En definitiva, un desastre que a fuerza de jugar a la carta de la sorpresa y cambiar de arriba abajo las situaciones de los protagonistas, acaba perdiendo interés y credibilidad. Esperemos que en la cuarta temporada remonte, y no pase como cuando Barry salvó a su madre para luego no ir nunca a visitarla...

Desde mañana día 26 y hasta el 11 de junio se celebra la Feria del Libro de Madrid, evento cultural de primer nivel en el que, cómo no, no podía faltar Diábolo Ediciones, concretamente en la caseta nº 211. Coincidiendo con este acontecimiento, Díábolo ha preparado una selección de novedades que van desde ensayos sobre el anime hasta la música pop británica, pasando por divertidos manuales sobre el cuidado de los gatos.


En su línea editorial centrada en el cómic, Diábolo presenta este mes "Todos los Piscolabis", de Mauro Entrialgo, un tomo recopilatorio con todas las primeras historietas de este genial dibujante y guionista vasco. Diabolín, la colección centrada en los lectores más pequeños, presenta la obra "Un Gatito en Casa", de José Fonollosa, una divertida guía para enseñar a los peques a cuidar y entender a estas adorables mascotas.

Dentro de la línea de cultura popular llega una obra que muchos estábais esperando: "¡Luz, Fuego, Destrucción! La Gran Aventura de Dragon Ball", de Miguel Martínez y Néstor Rubio, dos expertos en el mundo de coleccionismo, el manga, el anime y los videojuegos. En dos tomos, el segundo de próxima aparición, los autores repasarán exhaustivamente, pero de manera amena, todas las series, las películas y todo lo relacionado con la genial creación de Akira Toriyama. Mañana día 26 de mayo ambos autores estarán en la tienda madrileña Akira Cómics firmando ejemplares de su obra.


Y para redondear las publicaciones relacionadas con la cultura popular nipona se pone a la venta "El Lenguaje del Anime. Del Papel a la Pantalla", de Antonio Horno López. En este ensayo, el autor nos explica cuáles son los pasos que sigue un manga hasta que es transformado en imágenes en movimiento.

Y para los más melómanos, en la última semana de mayo se pone a la venta "Paul McCartney. Mucho más que un Beatle", una obra en la que Jorge San Román y Cruz Delgado Sánchez hacen un recorrido por la vida y obra de este mítico cantante que cumplirá 75 años el próximo 18 de junio.

Os dejo con el PDF de las novedades, donde podréis encontrar más detalles de estas publicaciones. 


La que en los años 80 fuera la colección emblemática de DC, Los Jóvenes Titaneslanguideció a lo largo de los años. Ya a mediados de los 90, se tomó la decisión de anular la boda entre Nightwing y Starfire con la idea de incluir al primero de nuevo como un miembro activo de la batfamilia. La serie fue perdiendo fuelle hasta desaparecer tal y como la conocíamos. Los Nuevos 52 no solo los ignoraron completamente, sino que se ensañaron con la tremenda idea de que Wally West nunca existió. Ya sabemos que su retorno es la piedra angular en la que se basa Renacimiento, en una acertada reivindicación de Geoff Johns. Basándose en esto, han decidido relanzar el grupo con la mayoría de los miembros que tenía la formación original. ¿Ha sido una buena idea?

Titanes #1 (Renacimiento): El Regreso de Wally West
  
A pesar de que este primer tomo editado por ECC Ediciones recopila 7 números de la nueva etapa, una vez leído aún no hemos entrado en harina. Si bien en La Cacería de los Titanes se nos hace una presentación de por qué los chicos han estado separados y no se recuerdan, aquí todavía no tenemos el grupo plenamente establecido. Debo reconocer que era eso lo que esperaba, pero no por ello me ha decepcionado, a pesar de que tiene algunos puntos débiles.

El gran protagonista de la historia es Wally West. El chico, perdido en el espacio y en el tiempo, debe presentarse ante sus antiguos compañeros y amigos que no le recuerdan. Aún peor, su gran amor, Linda Park, ni siquiera sabe quién es.

Podríamos decir que este tomo reivindica sin miedo uno de los pilares que se perdieron con Los Nuevos 52: el amor tanto romántico como entre amigos. Las relaciones entre personajes icónicos perdieron su fuerza identitaria y los lazos que les unían y daban cohesión al Universo DC prácticamente se desvanecieron.

KADABRA, UN VILLANO PELIGROSO PERO POCO SERIO

El villano aparentemente responsable de lo ocurrido tiene una imagen que desentona con la gran amenaza que supone. Es terriblemente poderoso, pero la causa de su odio por Wally West no está muy trabajada que digamos. Que lo repita continuamente tampoco ayuda, es poco convincente y simplón.

El tono del cómic es juvenil y desenfadado. Si bien está alejado de los problemas existenciales que asomaban en la etapa más gloriosa del grupo, el conjunto funciona. Parecen un grupo de chicos en la veintena con la complicidad que verías en una residencia universitaria. Si explotan esa fase más sería un acierto, ya que marca una gran diferencia con el resto de colecciones DC.

En mi opinión, se han enredado demasiado en el rescate de Linda y el resto de compañeros y menos en presentar la química del grupo. Tampoco acaba de parecer que estén nunca en verdadero peligro, y no tanto por las escenas, sino por la pinta del villano como ya he dicho.

El dibujo me ha gustado mucho, todos son sexys y guapos y no cambia a lo largo de los números. Tampoco cabe esperar otra cosa en una serie de jóvenes superhéroes.

Esta era una de las series que más ganas tenía de leer de Renacimiento. Espero que más adelante ofrezca más, con los chicos en la Torre viviendo aventuras y siendo un grupo público que interacciona con el resto del Universo DC. Veremos si cumple.

TITANES NÚM. 01 (RENACIMIENTO)
ECC Ediciones
Edición original: Titans núms. 1-6 USA, Titans: Rebirth núm. 1 USA (one-shot)
Guion: Dan Abnett
Dibujo: Brett Booth
Rústica, 160 págs. A color
Precio: 14,95 €

Dentro del amplio abanico de estrenos de series televisivas, Hulu se ha destacado por esta propuesta distópica. En un futuro donde la contaminación ha liquidado la fertilidad de la mayoría de la población. Auspiciado por este panorama, un grupo religioso extremista se ha hecho con el poder en Estados Unidos y tiene sometida a la población. Aquellas que aún son capaces de concebir son secuestradas y obligadas a servir de sirvientas y úteros vivientes al servicio de sus señores.

Elisabeth Moss

La efectiva Elisabeth Moss, la inolvidable Peggy de Mad Men, es la gran protagonista de esta historia. Debe ser difícil embarcarte en otra serie después de haber sido protagonista de la que es considerada por muchos la mejor serie de la historia. De momento, parece que no se ha equivocado. 

El piloto entra pronto en el centro de la historia y atisbamos algo del pasado a través de flashbacks en los que vemos la vida cotidiana de algunas de las protagonistas. June es raptada rápidamente por los integristas y separada de su marido y su hijo, con los que formaba una familia interracial. 

La serie transmite con gran acierto la sensación de asfixia que vive la protagonista. Vestida con un hábito religioso, vive al servicio de una pareja que no puede tener hijos propios. Especialmente dura es la escena en la que el marido tiene relaciones con ella ante la presencia de su esposa, intentando darle una apariencia de conformidad con la situación. Sin mostrar absolutamente nada fuera de lugar, estando los tres vestidos, y huyendo de cualquier violencia, la expresión de June al ser penetrada por el hombre de la casa describe a la perfección el nivel de resignación al que ha llegado en su nueva situación. 

El Cuento de la Doncella

June no comulga con lo que está viviendo ni es ningún tipo de conversa, sólo es una chica que trata de sobrevivir sin llamar la atención de los tiranos. El precio a pagar por aquellos que muestran la menor rebeldía queda bastante claro en el episodio. Lo mismo con aquellos que en su vida anterior se salían del tiesto, mandados a las colonias. Se atisban estas como un lugar terrorífico donde la muerte y el sufrimiento son seguras a causa de la catástrofe ecológica que ha llevado a esta situación.

June no sabe en quien confiar, y obviamente no cuenta con el beneplácito de la señora de la casa, a pesar de su impecable comportamiento. Poco a poco parece tejer una red de confianza, aunque está por ver que realmente sea el caso. Al ser mujeres que han tenido una vida occidental, es más difícil de creer que estén de acuerdo en este nuevo régimen por convicción y no por obligación. Ya se irá viendo. 

POR DESGRACIA, ESTA ESCENA ES BASTANTE REAL EN ALGUNAS PARTES DEL MUNDO

La estética es muy bella sin que para nada sea una serie cara en apariencia. El buen gusto reina en la escenografía, sobre la que cae gran parte de la transmisión de la historia. Es imposible no recordar la novela de George Orwell 1984 con esta serie: la sensación de que estás eternamente vigilado y hay que formar parte de la masa sin demostrar ningún tipo de identidad.

Muy interesante la propuesta de esta serie, donde no sólo nos interesa saber qué será de la protagonista, con la que es facilísimo empatizar. Todo lo que rodea a esta nueva sociedad en un país tan relacionado con las libertades como Estados Unidos es intrigante. Reconozco que es una serie triste y que nadie nos garantiza que tenga que terminar bien, para que estéis avisados que risas no vais a echar ninguna. No he leído el libro de Margaret Atwood pero aquellos que lo han hecho celebran la adaptación. Sin embargo, considero que es altamente recomendable, especialmente en estos tiempos en los que en vez de avanzar, pareciera que vamos hacia atrás y ninguna posibilidad de este tipo parece ya una locura. Una gran carta de presentación de la que estaremos pendiente en las próximos semanas.

La segunda parte de novedades del mes de junio que ECC Ediciones pone a la venta a partir del 6 y el 13 de junio prometen ser tan interesantes como la primera. En primer lugar, los fans del hombre murciélago están de enhorabuena, ya que se pone a la venta Batman: Reglas de Compromiso, una historia en la que Andy Diggle y Whilce Portacio ahondan en el peligro que pueden suponer a veces los gadgets tecnológicos del personaje. Por otro lado, llega la recopilación de la etapa del creador de Babylon 5 en la colección de Superman, con el tomo Grandes Autores de Superman: J Michael Strazynsky - Con Los Pies en la Tierra.

Green Lantern/Green Arrow de Dennis O'Neill y Neal Adams

Para los seguidores del velocista escarlata, ECC recopila en un tomo en tapa dura la etapa de otro de los grandes, Mark Waid, 12 números de la colección regular de Flash publicados originalmente en 1993. Pero si hay un personaje al que ECC está dedicando una mayor cantidad de publicaciones es a Wonder Woman. La proximidad del estreno de la película coincide con una nueva entrega de la colección Grandes Autores de Wonder Woman: George Perez - Rastros, en el que se recoge su espectacular paso por su colección a finales de los 80.

Las novedades de ECC para el mes de junio no terminan aquí. Os invito a descubrir en el siguiente PDF publicaciones como Green Lantern Presenta: Omega Men, de Tom King, Green Lantern/Green Arrow de Dennis O'Neill y Neal Adams, o Lobo: La Heredera, de Alan Grant, entre otras muchas.

Nadie puede poner en duda que Ridley Scott es un realizador excepcional; largometrajes como Los Duelistas (1977), Blade Runner (1982), Thelma & Louise (1991) o el propio Alien, el Octavo Pasajero (1979) demuestran esa afirmación. Sin embargo, quizás debido a su avanzada edad, quizás debido a factores que se me escapan, sus últimas películas no han sido todo lo satisfactorias ni han reunido los requisitos de calidad que a un director de esta talla se le presuponen. En Alien: Covenant se ponen de manifiesto con toda claridad como el realizador británico, lejos de ofrecernos un clásico instantáneo, nos deja una cinta simplona, cargada de clichés, con unos personajes completamente olvidables y un guión, en general, muy mal escrito. Si ya Prometheus (2012) levantó una gran polvareda entre quienes la defenestraban y la defendían, con Alien: Covenant sospecho que volverá a suceder lo mismo, aunque me inclino a pensar que serán los primeros, aquellos que abominan de ella, quienes estén más cargados de razones. A partir de aquí, aviso de SPOILERS.

Alien: Covenant

Tras este algo extenso preámbulo, quizás sea necesario ponernos en antecedentes. Estamos en el año 2104, 10 años después de la expedición de la Prometheus. La nave colonial Covenant se dirige a un sistema estelar el cual alberga un planeta similar a la Tierra. Con más de 2.000 colonos a bordo en hibernación, la tripulación debe ser reanimada antes de tiempo debido a una gran explosión estelar que daña seriamente los sistemas de la nave. Nuevamente, una extraña transmisión llama la atención de la tripulación de la Covenant, que cambiará de rumbo para averiguar su lugar de origen.

Claramente, el punto de partida de esta nueva película de la saga Alien es muy similar a la primera película. Y no solamente en lo que respecta al tema de la transmisión sino, otra vez, en el retrato de la tripulación, de nuevo un grupo de ingenieros, técnicos y científicos que, más que eso, parecen vulgares y malhablados matones de bar. Si bien en el film de 1979 Scott acertó plenamente al presentarnos una tripulación cada uno con sus propias filias y temores, con sentimientos y acciones totalmente plausibles en las situaciones extremas con las que debieron lidiar, en Covenant ni guionistas ni director son capaces de hacer creíbles a tan estereotipado hatajo de idiotas.

La tripulación de la Covenant
JAMES FRANCO QUERÍA APARECER EN UN FILM DE ALIEN, Y YA LO HA HECHO... MÁS O MENOS

En una reciente entrevista, Scott declaraba que había aprendido de las críticas a Prometheus para hacer una secuela mejor. Parece que no ha sido así. Es más, da la impresión que ha hecho todo lo contrario, inflando aún más los errores de bulto cometidos en el film de 2012, como el ya mencionado absurdo retrato de los protagonistas. Si en Prometheus ya nos sorprendíamos de las malas decisiones que tomaban sus personajes, en Covenant esas malas decisiones se multiplican, con cosas tan discutibles como acercarse a escasos centímetros de unos hongos alienígenas cargados de esporas, explorar un planeta extraño sin escafandras o acercar peligrosamente a una atmósfera tormentosa una enorme nave espacial cargada con 2.000 personas en hibernación.

Poco pueden hacer la excelente fotografía de Dariusz Wolski (Marte, El Desafío), el vestuario de Janty Yates (Exodus: Dioses y Reyes) o el diseño de producción de Chris Seagers (X-Men: Primera Generación) frente al penoso guion de John Logan (Skyfall, Spectre) y Dante Harper, este último debutando como guionista. Como un verdadero principiante, John Logan nos deja una cinta llena de agujeros de guion capaces de tragarse a la propia Covenant, en la que casi ningún protagonista brilla por méritos propios —quizás algo más Michael Fassbender, siempre efectivo lo pongas donde lo pongas—, ni siquiera la teórica protagonista, interpretada por  Katherine Waterston (Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos)

Ridley Scott junto a Katherine Waterston
INCLUSO NOOMI RAPACE EN PROMETHEUS INTERPRETABA UN MEJOR
PERSONAJE QUE EL DE WATERSTON

La hija del actor Sam Waterston (The Newsroom, Grace and Frankie) ha sido publicitada para esta película como la nueva Ellen Ripley, cuando en realidad poco o nada hace para distinguirse del resto de personajes. No vemos, como en el Alien del 79, a una Ripley sensata y fuerte afrontando todos los retos que se le plantean de manera natural y creíble. No vemos en Covenant a ninguna Ripley despegándose poco a poco del resto de compañeros de misión por méritos propios, convirtiéndose, finalmente, en la protagonista de la película junto al ubicuo xenomorfo. No, no vemos nada de eso en esta película. Aquí, Daniels, el personaje de Waterston, es un miembro más de una tripulación en la que ninguno destaca por nada, un puñado de "camisas rojas" que solo van a servir de carne de cañón para el alienígena de turno. Daniels salva el día solo porque sí, porque estaba ahí y porque a los demás se los han merendado de las maneras más peregrinas e incomprensibles imaginables, no porque ella haya hecho nada para acabar con la amenaza. ¿La nueva Ripley? ¡Venga ya, por favor!

Aparte del nefasto tratamiento de los personajes —ninguno de ellos superaría una entrevista de trabajo real, solo en la Weyland, que parece tener debilidad por los "capullos" para sus misiones de billones de dólares— quienes esperen respuestas a las planteadas en la anterior película van listos. Si en Prometheus se plantaban las semillas de una serie de cuestiones trascendentales acerca del verdadero origen del hombre, en Covenant no solo estos temas no aparecen por ningún lado, sino que se evitan dar las más mínimas explicaciones con un recurso muy sencillo: eliminando de un plumazo (¿o debo decir de un vasijazo?) a quienes podían arrojar algo de luz a dichos asuntos, los conocidos como Ingenieros.

David deja caer su cargamento mortal sobre los Ingenieros
DE ESTA SENCILLA FORMA EL GUIONISTA SE LIBRA DE TENER QUE HABLAR MÁS DE LOS INGENIEROS

En un alarde de chulería narrativa, el guionista se carga en una breve escena todas las posibilidades de que las preguntas sin respuestas expuestas en Prometheus se diluciden. ¿Qué hago si no tengo ni idea de como seguir con una parte de la historia? Pues me cargo a los personajes que pueden arrojar algo de claridad al asunto, en este caso los pobres Ingenieros, masacrados por David, el sintético superviviente de la Prometheus. Olvidaos de conocer más de la cultura y las motivaciones de esos alienígenas porque el guionista y Ridley Scott ya se han ocupado de que eso no pueda suceder. De hecho, el desastre perpetrado por el guionista es tan mayúsculo que la tripulación de la Covenant ni siquiera se pregunta quiénes son todos aquellos seres que yacen muertos en la ciudad fantasma a la que les conduce un encapuchado Michael Fassbender que de nuevo parece estar interpretando su personaje de Assassin's Creed.

Las malas decisiones de los personajes, su falta de carisma o la ausencia de respuestas no son los únicos problemas de esta película. A esos fallos se le une la previsibilidad de la historia. Llegado el momento del encuentro entre el androide Walter con su gemelo David, cualquier espectador mínimamente inteligente se ve venir a kilómetros de distancia el posible giro final de la película. A esta previsibilidad hay que sumarle un cúmulo de escenas absurdas protagonizadas por David y su doble, como la clase de flauta, el momento cultureta citando a Shelley o a Byron, o un momento homoerótico que no sé a qué demonios venía.

Alien: Covenant
EL ALIEN EN MINIATURA, AL QUE SOLO LE FALTÓ SACAR EL SOMBRERO
Y BAILAR COMO EN SPACEBALLS

Ni siquiera las criaturas que aparecen son capaces de salvar la película. Aunque bien modeladas en 3D, las criaturas blancuzcas fruto del patógeno de los Ingenieros no son capaces de ocultar el hecho de que las escenas de acción son confusas, oscuras y mal rodadas, por no hablar de lo predecibles que son. Tampoco voy a ahondar en las inconsistencias sobre el ciclo vital de los xenomorfos que, por arte de birlibirloque, se desarrollan en cuestión de minutos, cuando en films anteriores quedó demostrado que no alcanzaba su madurez tan rápidamente. O qué decir de ese absurdo y patético alien en miniatura surgiendo del pecho de uno de los protagonistas, cuando sabemos que en esa parte del ciclo biológico del xenomorfo este se asemeja más a una serpiente que a otra cosa.

En definitiva, Alien: Covenant ha supuesto toda una decepción, pudiendo afirmar que incluso Prometheus era mucho mejor película, con temas más interesantes y mucho más original que esta. Ridley Scott no ha hecho otra cosa que dirigir un guion que más parece un slasher barato de los 80 que una película de la saga Alien, de la cual me atrevo a decir que Alien: Covenant es la peor de todas. Que Prometheus tuviera momentos sonrojantes no le quita sus méritos, méritos que no aparecen por ningún lado en su secuela. Las malas decisiones de Covenant trascienden a los personajes y alcanzan a los responsables de la producción que, en un alarde de mercadotecnia mal enfocada, incluso han extirpado un par de escenas de la película —la única en la que aparece el actor James Franco y la que explica qué les pasó a la Dra. Shaw y a David— y la han presentado como una especie de cortos que, a menos que seas muy fan de la saga, como yo, la mayor parte del público no habrá visto.


Si eres fan de la saga Alien, una de las más importantes de la cinematografía de ciencia ficción y horror, comprenderás mi indignación ante una película que, lejos de expandir y enriquecer este particular universo, lo único que ha hecho es acercarlo más a su cancelación definitiva. Pero tranquilos, siempre habrá productores sin escrúpulos atentos a cualquier resbalón en la taquilla para canibalizar los elementos que les sean útiles de cualquier franquicia para ofrecernos un nuevo refrito. Que el dios de los Ingenieros nos coja confesados...

El canal Starz decidió llevar adelante el libro American Gods de Neil Gaiman, autor más que conocido para aquellos que somos aficionados a los cómics. Reconozco que empecé a leer este libro atraído por la maravillosa obra Qué le Sucedió al Cruzado Enmascarado, un sentido homenaje al Hombre Murciélago que me hizo interesarme por este autor. Reconozco que el libro lo dejé a la mitad, pero no porque no me gustara, sino porque me resultaba demasiado triste para el momento de mi vida en el que lo estaba leyendo y decidí darle un descanso. A pesar de todo, me parece bastante recomendable y me acerqué a este piloto con curiosidad y esperanza. 

AMERICAN GODS

El capítulo comienza con una escena que no aparece en el libro y que sin duda despistará a quienes esperaban encontrar otra cosa. Una lucha titánica por la supervivencia de unos vikingos que recuerda a las batallas vistas en Spartacus por su violencia explícita. La forma en la que ellos creen salir de ella, que aparentemente no tiene nada que ver con la historia posterior, sí que es clave para entender de qué va la serie.

Rápidamente, conocemos a Shadow, magníficamente representado por el atractivo e imponente Ricky Whittle (Los 100). Convicto por una causa que no se nos revela, recibe un tremendo golpe cuando llega la fecha de salir de prisión. En el viaje de vuelta, se le aparece un misterioso personaje que entabla contacto con él y parece saber mucho más de él que el propio Shadow. Interpretado por el reverencial Ian McShane, cuya presencia ya es más que suficiente para dar una oportunidad a una serie.  

HASTA UN BAR DE CARRETERA TIENE UNA ESCENOGRAFÍA ESPECTACULAR

La serie va mezclando momentos oníricos con reales de una manera muy conseguida, algo que no debe ser fácil de conseguir. Visualmente es muy bella, algo que es común en las series producidas por Bryan Fuller (Criando Malvas, Hannibal). Unas escenas se presentan sin tener aparentemente relación con la historia que nos están contando, pero finalmente conseguirán un puzzle cuya visión final tenga sentido. A pesar de eso, no se hace caótica ni sin sentido, de hecho me han quedado algunas cosas más claras que en el libro, todo un logro en una historia que suma lo cotidiano a lo fantástico en una aparente natural convivencia.

Los hechos más escabrosos del libro no se evaden, sino que son bastante fieles a lo que aparece en el mismo. De hecho, hay alguna escena subida de tono (que no recuerdo del libro) que nos evidencia que estamos ante una serie de cable. Lo que no me queda muy claro es cómo van a llenar la serie si lo mostrado en el piloto es prácticamente un cuarto del libro. 

En estos tiempos de sobredosis de series televisivas, American Gods ha conseguido destacar ofreciendo algo distinto respetando, al menos de momento, la fuente original. Neil Gaiman aparece como productor ejecutivo, aunque hay noticias de que no está conforme con alguna escena sexual subida de tono. Por lo demás, no tiene razones para no estar conforme con la adaptación de una obra tan difícil a la pequeña pantalla. Sin embargo, yo creo que una película o una miniserie de una temporada sería suficiente, y no alargar la cosa de temporada en temporada.

Una buena opción a tener en cuenta si os van las series elegantes pero sin censuras, donde todo puede ocurrir al mezclar lo fantástico con una vida cotidiana. Muy recomendable al menos de momento.