De vez en cuando The Walking Dead nos sorprende con un episodio excepcional, emocionante, cargado de zombies y, los mas importante, donde suceden cosas que hacen avanzar la historia. Pues bien, en mi opinión, el capítulo emitido el pasado domingo, titulado "The Next World", no reúne ninguna de esas características. Bueno, quizás si cuenta con una de ellas, la presentación de un nuevo personaje al parecer muy esperado por los lectores de los cómics homónimos. Pero exceptuando esto, el décimo capítulo de esta sexta temporada poco o nada ha venido a ofrecer. Y no solo eso, ya que a la escasez de novedades y hechos realmente relevantes se une el que algunas de las cosas que suceden son, por decirlo suavemente, completamente absurdas.


En primer lugar, la escena inicial ya nos informa de que han pasado semanas desde los traumáticos sucesos del episodio anterior. Una fotografía de Carl con un vendaje en su ojo parece querernos decir que aquellos terribles hechos ya son agua pasada, como también lo deja claro la distendida actitud de Rick, quien parece haber encontrado, como se verá al final del capítulo, el descanso del guerrero en compañía de Michonne

Sin embargo, la labor de rastrear los alrededores de Alexandria en busca de comida y suministros debe continuar, y parece que Rick y Daryl son los encargados de esa tarea. Aquí vemos como la actitud de Rick ha cambiado bastante, contrastando totalmente con la furia asesina de la que hizo gala al final del capítulo anterior masacrando a los caminantes que habían invadido Alexandria casi a pecho descubierto. No se si me gusta o no este nuevo Rick. Por un lado puede parecer la evolución natural de un personaje que, ante la elección de volverse loco por la cantidad de desgracias que le ha tocado vivir o seguir adelante con el mejor talante posible, elige esta segunda opción. Aun así, el cambio operado en Rick, haciéndose incluso mas confiado y, por lo tanto, mas descuidado con los desconocidos, me resulta bastante forzado.


Y es que Rick, ante la incredulidad de Daryl, no parece tener problemas en dar varias oportunidades a un tipo, Jesus, al que no conoce en absoluto, y que da muestras continuas de que es de poco fiar. Y aquí me voy a detener un poco en analizar la, en mi opinión, grotesca e increíble presentación de este nuevo personaje. 

Jesus, que así se hace llamar el tipo, nada mas toparse con Rick y Daryl, les roba el camión repleto de comida que estos habían encontrado. Engañados cual pardillos, Rick y Daryl no se les ocurre otra cosa que correr detrás del camión con la esperanza de alcanzarlo. ¿En serio? Cuando vi que abandonaban el coche en el que los dos viajaban para conducir ambos el camión que hallan en el almacén abandonado me pregunté: ¿por qué no volver uno en el automóvil y otro en el camión? Pues bien, la respuesta a este agujero argumental es que, de ocurrir así, Jesus no habría podido zafarse tan fácilmente de Rick y Daryl.


Pero increíblemente alcanzan al tipo, consiguiendo hacerse de nuevo con el furgón robado por este. ¿Cuántos kilómetros han tenido que correr estos dos para alcanzar el camión? ¿Otro agujero de guión? A Rick no se le ocurre otra cosa que dejar al tipo amarrado en medio de la carretera, diciéndole que las ataduras no están muy apretadas. Tan flojas están que Jesus, como si de un escapista se tratara, se desprende de ellas y ¡se sube en el techo del camión sin que Daryl ni Rick se den cuanta! Os dejo a vosotros calificar este absurdo.

Mientras, en Alexandria, los guionistas del capítulo nos regalan varias escenas a cual mas irrelevante, como por ejemplo la de Maggie y Enid, una adolescente que poco me importaría ver devorada por un caminante, o la de esta con Carl en el bosque, por cierto leyendo cómics de Invencible, también de Kirkman. Enid está demostrando ser prescindible a cada episodio y no se a que esperan los guionistas del show a darle pasaporte.


Michonne y el hijo de Deanna, la líder de Alexandria que murió en la invasión zombie, tienen una breve pero prescindible escena en medio del bosque. Y digo prescindible porque no entiendo como Deanna, que en teoría fue devorada por los caminantes, aparece convertida en uno de ellos aparentemente sin ningún rasguño. Mi pregunta es: si una horda de zombies te atrapa, ¿se limitan a morderte una oreja y a dejar que mueras y te conviertas, o en cambio te desmembran vivo y no queda de ti ni la ropa? Pues esto último es lo que pensaba que le había sucedido a la líder de Alexandria, pero vi que estaba equivocado.

Pero volvamos con Rick, Daryl y Jesus, quienes intentan batir esta semana el dudoso récord de escenas absurdas e inexplicables. Cuando por fin se dan cuenta que Jesus viaja en el techo del camión, Rick pisa el freno y el tipo cae en medio de un prado con varios zombies de regalo. El tipo intenta escapar en una escena que, sin ser cómica, provoca la risa, viendo los vanos esfuerzos de Daryl y Rick por agarrar al escurridizo tipo. Incluso, un tío tan experimentado como Daryl es casi sorprendido por un caminante mientras intenta atrapar a Jesus, quien por cierto le salva el pellejo gracias a un disparo. Por si fuera poco, el freno del camión se afloja y este termina en el fondo de un lago cercano para terminar de redondear una escena mas parecida a la de una comedia de situación que a un drama zombie con aspiraciones a que nos lo tomemos en serio.


La escena final se veía venir desde el principio, con Rick y Michonne tomándose un respiro bajo las sábanas ante tanta tensión acumulada. No creo que esto haya sorprendido a muchos, incluso me atrevería a decir que ha llegado muy tarde y que estos dos han tenido tiempo de sobra de dar rienda suelta a lo que ambos sienten el uno por el otro. ¿Por qué ahora? El caso es que el sueño de ambos es perturbado por el recalcitrante Jesus, quien al parecer tiene algo muy importante que hablar con Rick.

En resumen, un episodio bastante extraño y poco satisfactorio para lo que estábamos acostumbrados de capítulos anteriores. Ya sabemos que en este show tras la tormenta llega la calma, pero una calma en la que al menos no sucedan cosas risibles (todo el asunto de Jesus), irrelevantes (el tema de Enid) o directamente inexplicables (la Deanna zombificada). Esperemos que todo esto no haya sido mas que un tropezón en esta por otro lado estupenda sexta temporada.