TRUE DETECTIVE, EPISODIO 2X01. LA CRITICA: ¿DECEPCIONANTE COMIENZO?

Ya se ha estrenado en España el primer episodio de la segunda temporada de True Detective. Ya sabíamos que la historia y los protagonistas serían diferentes, así que las expectativas en cuanto a las similitudes con la primera temporada se quedaban en saber si llegaría al nivel de calidad de ésta. Los actores Vince Vaughn, Colin Farrell, Rachel McAdamsTaylor Kitsch han sustituido a Matthew McConaughey y Woody Harrelson como cabezas de cartel, aunque se mantienen de productores ejecutivos. Por cierto, la presentación sigue siendo fabulosa.


Esta nueva temporada de True Detective tenía la dura batalla de no quedar peor que su predecesora. Y me temo que la ha perdido, al menos en lo que al primer capítulo se refiere. Pizzolatto, su guionista, ha repetido sus personajes torturados, que según él es de lo que sabe escribir. Esta vez, en vez de dos nos presenta, de momento, a cuatro. Pero más no es mejor, al menos en este caso. Voy a tirar de spoiler porque doy por sentado que habéis visto el capítulo. Si no, parad de leer.

Aquí nos encontramos a cuatro protagonistas y, al menos en lo que se refiere al piloto, ha sido un error. Cuando termina el capítulo, al menos yo, me he quedado con una sensación de bastante indiferencia ante todo lo que ha sucedido en él. A eso, se le añade que todo lo que nos muestran ya lo he visto antes. Y muchas veces. Lo analizo personaje a personaje.

RAY VELCORO (Colin Farrell): Que Colin Farrell es un gran actor ya lo sabíamos desde antes de esta serie. No es su interpretación el problema, que es muy buena, sino las motivaciones de su personaje, un policía corrupto a sueldo del mafioso Frank Semyon (Vince Vaughn). Aparece torturado, como le gusta a Pizzolatto. Muy torturado, bebiendo y lo que no es bebiendo, como hace la gente atormentada, por si alguien no lo pilla a la primera. Sin embargo, como mandan los cánones, tras este hombre aparentemente indigno, hay una noble causa que lo motiva.

A FARRELL LE FALTAN 20 AÑOS PARA VESTIR DE ESA MANERA...

Resulta que Semyon le hizo el favor (si no lo provocó él mismo, que es para sospechar y mucho) de decirle quien fue el tipo que violó a su esposa. Mira tu por donde, la mujer de Ray dio a luz 9 meses después de la violación. Mira que hay niños prematuros para hacer más fácil el autoengaño, pero nada, no hubo suerte.... Sin embargo Ray, ya divorciado, lucha por la custodia de su hijo al que ve cada dos semanas (pelirrojo y regordete, por si no había pillado lo de nacer a los 9 meses de que alguien forzara a su mujer...). Así que no tiene mejor idea que dar una paliza a cara descubierta al padre del niño que acosa al suyo en el colegio. Seguro que así te dan la custodia completa, Ray... A pesar de lo dicho, es el personaje más interesante de los que han aparecido por ahora. Sin embargo, no acaba de encajar que un hombre tan joven se haya complicado tanto la vida cuando pudo tomar otras opciones. Y más cuando no parece que le mueva el dinero. Habrá que esperar a ver cómo va evolucionando.

ANI BEZZERIDES (Rachel McAdams): Cuando Pizzolatto dijo que aparecerían mujeres duras en su serie, a lo mejor pensaba que era una novedad. Como si las mujeres policías nos las representaran de otra manera. Siempre devotas a su trabajo, serias, tristes, distantes, amargadas... Lo nunca visto. Yo al menos le he cogido manía a este personaje. Aparece como una frígida en la primera escena. Luego sigue riñendo a su hermana porque, mira tu por donde, se dedica al porno legal por internet, algo que Ani le recrimina con más ganas que si fuera la presidenta de la asociación americana de célibes. A lo mejor prefiere verla trabajando 14 horas de lunes a domingo por el salario mínimo, que eso sí que es decente. Al menos el padre de las chicas (al que da vida David Morse), ese gurú que podría haber tenido más gracia, lo entiende mejor. Por si alguien no le queda claro que Ani tiene muchos traumas por su familia disfuncional, la chica bebe más de la cuenta y añade a ello la virtud del juego. Otra que es muy joven y muy guapa para tanto drama.

ANI DEBIERA SABER QUE ESO DE CULPAR A LOS PADRES DEJA DE VALER A PARTIR DE LOS 20...

FRANK SEMYON (Vince Vaughn): El mafioso de la serie que encaja perfectamente en la idea que todos tenemos de un criminal elegante y refinado. Lo malo es precisamente eso, que no aporta de momento nada nuevo. No niego que Vaughn no esté contenido, que lo está. Nada que alegar a su interpretación. Es de lo plano de su papel de lo que me quejo. No puedo evitar compararlo con un villano como Kingpin, de la serie Daredevil. La sutileza del retrato de Kingpin, que fascinaba desde el primer fotograma, empequeñece aún más lo común de lo visto en Frank: gran casa, mujer bella e inteligente rendida a sus pies, buen gusto... Además, se mueve en las altas esferas como un gran empresario, educado en las formas. Pero nada de fascinante o atrayente en el personaje de momento. Ni siquiera un instante que debía ser emocionante, la conversación de Frank con Ray en el bar, tenía mucho sentido. Ni en el diálogo, ni en la actitud de Ray. No tenía magia de ningún tipo. Por cierto, volvemos a recordar el magnífico retrato de la relación de lealtad entre Kingpin y Wesley. Parece que Marvel se les ha adelantado esta vez. Las relaciones con otros mafiosos resultan algo confusas en este primer capítulo, a la espera de desvelar más mas adelante.

FRANK, UN MAFIOSO CONVENCIONAL... DEMASIADO CONVENCIONAL

PAUL WOODRUGH (Taylor Kitsch): Los que se quejaron de que la primera temporada de True Detective era misógina, disfrutarán sin duda de la chica de Paul. Ésta lo espera en ropa interior una semana metida en la cama (?), y no parece tener más conversación que el sexo (?). Toma dos tazas. Tras este asombroso aporte al Olimpo de los personajes femeninos de la historia de la televisión, Paul se nos muestra de nuevo como alguien torturado. Sus cicatrices (físicas) y su dificultad para tener relaciones personales y sexuales suponemos que se nos irán explicando de manera convincente más adelante, mas allá de una mera alusión al ejército. Aunque, por pedir, pediría que pudiera creerme un poquito más su personaje, y que prescinda de tanto tópico. No pasa nada porque el señor Pizzolatto diga que sólo sabe escribir personajes torturados. Pero por favor, hágalo bien.

¿SE REDIMIRÁ POR FIN ESTE ACTOR DE LA POCA FORTUNA ELIGIENDO SUS ÚLTIMOS PAPELES?

Reconozco que puedo resultar algo duro con esta primera impresión, pero es que la primera temporada tuvo más que suficiente con un episodio para fascinar a millones de espectadores, entre ellos yo. Así que ante tanto titular complaciente sobre esta segunda, como si no se atrevieran a decir que se han quedado fríos con ella, he querido hablar claro. Eso si, la intro (el vídeo anterior) sigue siendo estupenda, por eso le pega tan poco a lo que le sigue.

No niego que tiene sus virtudes, que está muy bien rodada a pesar de haber cambiado a un director como Justin Lin. La seguiré viendo, pero no porque me interese mucho esa chica perdida ni ese criminal asesinado que seguramente se lo merecía. Lo haré porque de verdad espero que en los próximos episodios me obliguen a disculparme de esta reseña, y que de verdad ofrezcan lo que esperamos de True Detective... que solo decepcione el final.



Publicar un comentario en la entrada

Yo me he quedado igual de frío. No se si voy a ver justificada tanta tortura emocional o me va a interesar en absoluto. Seguiremos viéndola pero ya me decepcionó el final de la primera temporada así que no sería extraño que tanta tortura no llevara a ningún lado convincente...

Poémico,
Parece que se ha pasado el Pizzolato con tanto drama manido. Veremos qué nos espera, pero esperanzas de que la cosa mejore mucho, pocas.

Un saludo.

Si, ya sabemos que es una lata la verificación pero, ¿a quien le gusta ver spam en su página?

[blogger][facebook]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget