GOTHAM, EPISODIO 1X06 "SPIRIT OF THE GOAT": LA CRITICA

Un nuevo episodio de Gotham en el que un villano del pasado de Bullock, el Espíritu de la Cabra, se dedica a secuestrar a jóvenes y ricos herederos. Dado que Bruce Wayne es uno de ellos, Alfred teme por él, aunque el chico está de lo más tranquilo al respecto. Volvemos a ver a una joven Catwoman, fascinada con el asesinato de los Wayne. Gordon por su parte se sigue viendo impotente para enfrentarse a toda la corrupción de Gotham.


El caso que 10 años atrás resolvió Bullock, el asesino llamado el Espíritu de la Cabra, vuelve a resurgir. Los flash backs nos demuestran que Bullock fue alguna vez un policía honesto e integro, al que la ciudad de Gotham ha terminado corrompiendo. Resulta curioso que la máscara de este villano se parezca tanto a la de Batman. No le faltan ni las orejitas. Nuevamente estamos ante un villano con un modus operandi muy cogido de los cómics, con la víctima atada en una especie de altar. Estos detalles separan a Gotham de una serie procedimental al uso.

La resolución del caso, en cambio, ha sido bastante previsible y tontorrona, y la motivación de la psiquiatra totalmente absurda. Eso de asesinar a los hijos de los ricos en vez de ir directamente a los que están causando daño no tiene pies ni cabeza.

EL ESPÍRITU DE LA CABRA, UN NOMBRE POCO SERIO
En cuanto al resto de tramas, la cosa no avanza mucho, centrándose mucho en el caso que les ocupa. Gordon parece solucionar sus problemas de pareja, aunque no es algo que aporte mucho a la serie. Bárbara se acerca a Montoya para defender a Gordon, pero esta no quiere volver a verla. No parece que en el futuro vaya a engañar a Gordon con ella, pero nunca se sabe cómo rellenarán tantos capítulos los guionistas. 
Nygma hace una breve aparición, pero está fallando en ser un contrapunto cómico de la serie, algo que no le vendría mal dada lo carente que está de emociones. Si la escena con la secretaria era divertida, no lo capté. Nygma empezó medio bien, pero no lo están manteniendo con buenos diálogos...claro que ningún personaje los tiene.

El pingüino en cambio no para de aparecer en pantalla, pareciendo casi el protagonista de la serie. Aunque no se parezca al de los cómics, es la presencia más poderosa en pantalla, y lo están potenciando por ello. Sin embargo, la relación con su madre no tiene ningún interés. En cambio, las apariciones de Bruce Wayne cada vez son más anodinas y metidas con calzador. No se molestan ni en que Alfred suelte alguna ironía con la que podamos disfrutar. La aparición de Catwoman en la mansión Wayne me hace preguntarme por qué esta chica vive en las calles, teniendo esa facilidad par robar y entrar en viviendas. 

CATWOMAN, TIENES PROBLEMAS MÁS GRAVES QUE EL ASESINATO DE LOS WAYNE, COMO BUSCAR UNA CAMA Y UNA DUCHA
Ni los mafiosos MaroniFalcone ni Mooney han aparecido en este capítulo. Ahora que el pingüino ha aparecido para salvar a Gordon de la detención (parece que está enamorado de él por como le habla a su madre del policía y por todo lo que se juega por ayudarle) es evidente que Mooney se enterará de que está vivo, lo cual debería traer consecuencias nefastas para su cuello.

En definitiva, un episodio que sin ser un desastre, está lejos de entusiasmar, y repite los errores que arrastra la serie, empezando por un Gordon que no tiene la garra necesaria, y no por culpa del actor, Ben Mkenzie, que hace lo que puede con lo que tiene. Según el es necesario algo más para salvar Gotham, y tiene razón.

La audiencia sigue bajando y ya se encuentra por debajo de los 6 millones, concretamente 5,8 millones. Veremos si se estabiliza o sigue en caída libre. 


Etiquetas:
Reacciones:

Publicar un comentario en la entrada

Si, ya sabemos que es una lata la verificación pero, ¿a quien le gusta ver spam en su página?

[blogger][facebook]

MKRdezign

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget