PENNY DREADFUL, EPISODIO 1X01. LA CRITICA

Aunque no se estrena hasta el próximo 11 de mayo, la cadena de cable Showtime ha decidido, en una maniobra habitual en muchas series importantes, filtrar online el episodio piloto. La serie ha sido creada por John Logan, guionista norteamericano con libretos tan notables como los de Gladiator, El Último Samurai o Skyfall, pero también de truños tan sonados como La Máquina del Tiempo o Star Trek: Némesis, lo que explicaría las conclusiones a las que llego mas abajo. El show está producido por Logan junto al realizador Sam Mendes (Revolutionary Road), y está magníficamente ambientado en un Londres victoriano en el que los personajes mas famosos de la literatura clásica de horror, como Frankenstein, Dorian Gray, los vampiros o el hombre lobo son toda una realidad. 
SIR MALCOLM (TIMOTHY DALTON), CHANDLER (HAWKE) Y VANESSA (GREEN)
SIR MALCOLM (TIMOTHY DALTON), CHANDLER (HAWKE) Y VANESSA (GREEN)
La cadena Showtime parece haber puesto muchas esperanzas en este producto. Rodada en Dublin, según unos medios debido a las exenciones de tasas y según otros a que los estudios londinenses están copados por grandes producciones de cine, la serie luce un impecable diseño de producción, con una representación notable de las calles de la capital británica de principios del siglo XX, justo al final del esplendor victoriano. El capítulo comienza con una escena en la que vemos a una de las protagonistas, Vanessa Ives, interpretada por la siempre perturbadora Eva Green (300: El Origen de un Imperio), rezando compulsivamente ante un crucifico detrás del cual surge una araña. Esta es solo la primera de las imágenes truculentas que plagan el capítulo y que pretenden epatar al espectador. Porque precisamente en eso parece basarse la serie, en impactar a la audiencia con visiones escabrosas, aunque sin ningún armazón argumental lo suficientemente fuerte como para enganchar.
VANESSA IVES (PENNY DREADFUL)
VANESSA IVES (PENNY DREADFUL)
En este primer capítulo se nos narra el reclutamiento por parte de Sir Malcolm (Timothy Dalton) y Vanessa (Green) de una especie de "liga de los hombres extraordinarios" que los ayuden en una misión de rescate, la de la hija del primero, raptada por lo que parecen ser vampiros. El primero en ser reclutado es Ethan Chandler, un artista de circo norteamericano en decadencia encarnado por Josh Harnett (30 Días del Oscuridad). Lo cierto es que da la impresión que Harnett solo ha tenido aquí que interpretarse a si mismo, o sea, encarnar un actor venido a menos quien, desde 30 Días de Oscuridad en 2007, no ha vuelto a protagonizar ninguna otra película relevante hasta ahora.

Otro de los reclutados por Malcolm y Vanessa es el profesor Victor Frankenstein (Harry Treadaway) quien, como no, también ha decidido insuflar vida a los muertos mediante la electricidad, aunque el resultado no sea el que estamos acostumbrados a ver en las películas clásicas del personaje. 
FRANKENSTEIN EMPEÑADO CON RESUCITAR A LOS MUERTOS
El realizador español Juan Antonio Bayona (Lo Imposible) se las arregla bien en las escenas truculentas, como el descubrimiento del nido de los vampiros, plagado de cuerpos desmembrados, o aquella en la que uno de estos seres es sometido a una disección por el Dr. Frankenstein. Estas escenas son un ejemplo de lo que nos vamos a encontrar en esta serie, una sucesión de escenas gore y criaturas sobrenaturales creadas con bastante efectividad por parte del equipo de producción. Sin embargo, Bayona hace lo que puede con un guión, del propio Logan, que no logra atrapar la atención del espectador.

Las conversaciones entre los protagonistas son demasiado forzadas y poco convincentes, a menudo largas peroratas recargadas de un lenguaje que nadie utilizaría, ni incluso en aquella época me atrevería a decir. El guión es desvahído y flojo, apenas hilvanado para encadenar una sucesión de escenas que pretenden impactar al espectador con sangre, vísceras y criaturas monstruosas. La primera temporada consta de ocho episodios, lo que da poco margen a sus responsables para ponerse las pilas y mejorar estos guiones. Penny Dreadful tiene potencial, tiene medios de sobra para convertirse en una serie sobrenatural que marque la diferencia frente a decepciones como Hemlock Grove o, últimamente, True Blood, pero mucho me temo que el mal ya esté hecho.
Penny Dreadful es una serie que va a dejar insatisfechos tanto a los gourmets del horror como al público en general. A los primeros porque, a pesar de las abundantes raciones de violencia y monstruos, echarán en falta un guión mas elaborado (en principio la historia parece ser la típica de rescate que hemos visto ya miles de veces). A los segundos, el espectador medio, porque, aparte de la vacuidad argumental, tanta escena atroz puede echar para atrás. Veremos hacia donde se dirige la serie, aunque visto este primer capítulo, mucho me temo que sufrirá el mismo destino que otras de similar temática como la fallida Drácula.

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *