REHENES (HOSTAGES), EPISODIO 1X01. LA CRITICA

De la mano de Jerry Bruckheimer nos llega esta nueva serie en la que una notable cirujana, Ellen (Tony Collete) tiene en sus manos la vida del presidente de los Estados Unidos debido a una operación que éste debe realizarse. Este hecho es aprovechado por un miembro del FBI, Duncan (Dylan McDermont), quien monta una conspiración para liquidar al presidente sin que se note. Para ello, amenaza a Ellen con matar a su familia si no le obedece. 

Aunque la serie empieza muy rápido, ya que la primera escena es la familia de Ellen rodeada de los criminales, en este primer episodio ya nos damos cuenta de que se han tomado su tiempo con los personajes, algo que es de agradecer. Cuando empezamos a conocer la familia de Ellen, se alejan bastante de la imagen edulcorada del sueño americano que nos venden otras series en abierto. Su hija adolescente está embarazada, su hijo está enredado con unos traficantes. Y, para rematar, su marido está abrumado por el éxito de su mujer, sus deudas y su amante. Lo curioso es que todo esto lo sabe Duncan, pero no ella. Ser una cirujana triunfadora volcada en el trabajo y ama de casa a la vez no parece muy compatible. Es algo que vemos en la vida real, pero no en las series. Si echas 12 horas en el trabajo, guardias, turnos... a ver cómo haces la cena a tu familia.
ELLEN, LOS PROBLEMAS GRAVES LOS TIENES EN EL SILLÓN, NO EN LOS TIPOS ARMADOS
Duncan, en cambio, no se nos presenta como el típico asesino implacable. Ni el ni sus compinches, muy comprometidos con la causa, pero tan sensibles que deben ocultar su empatía a sus rehenes. Duncan no parece usar la violencia si no es estrictamente necesario y seguramente cuando sepamos qué le ha llevado a tomar esa decisión (posiblemente algo relacionado con la situación de su propia familia), entendamos lo que hace. 

Sin embargo, el argumento de la serie hace que no sepamos muy bien cómo les va a dar para muchos capítulos, ya que lo lógico sería una miniserie mas que una temporada. Si la dejan bien cerrada en esta primera tanda de episodios sería lo mejor, a no ser que sepan extender la red conspiranoica tan bien que queramos saber más y más.

En cuanto a la decisión que toma Ellen, se la juega de veras, pero Tony Collette ofrece una gran actuación de mujer de carácter que, ciertamente, actuaría como ella. El casting es bastante bueno y técnicamente no se le puede reprochar nada a la serie para el producto que es.



Lamentablemente, este primer episodio no ha tenido la audiencia que merece (7,5 millones en el estreno) y está por ver que pasará con ella las próximas semanas. Otras en cambio que ofrecen personajes planos y criminales malos malísimos porque el mundo les ha hecho así, (The Blacklist) la han doblado en audiencia. Lo blanco y lo negro es más sencillo de digerir para la mayoría.

Para ser una serie en abierto, considero que está por encima de la media de éstas, y que se merece que la veáis. Al menos este primer episodio que mañana mismo estrenan en España. 

Publicar un comentario

Entendemos que aceptas que podamos conocer tu nombre de usuario, IP y email si rellenas el captcha y dejas tu comentario.

[facebook][disqus]

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.