3/3/2011

RADIO LIBRE ALBEMUTH, DE PHILIP K. DICK



Philip K. Dick es un escritor de difícil adaptación al cine. La visión paranoica de la realidad que impregna sus escritos ha sido tratada con desigual fortuna, desde la obra maestra que es Blade Runner hasta fiascos como A Scanner Darkly. La extraordinaria calidad de sus novelas y relatos de ciencia ficción dificulta  el simplificar tramas para convertirlas en guiones viables. En mi modesta opinión, las adaptaciones más acertadas de obras de Philip K. Dick  han sido Blade Runner, por supuesto, Desafío Total y Minority Report, de un Spielberg en estado de gracia.

 A la espera de encontrar distribuidora se encuentra la adaptación a la gran pantalla de su novela Radio Libre Albemuth. Leí esta compleja obra hace ya bastantes años y, aunque para mi no es de lo mejor del gran escritor, es superior a mucho de lo que actualmente se escribe en el ámbito de la ciencia ficción. El libro fue publicado de manera póstuma al ser descubierto entre las notas y papeles de Dick tras su muerte. En esta obra Dick abarca temas como la represión política, la paranoia, la decadencia de la sociedad y otros muchos que lo convierten en un autor o al que amas o al que aborreces.



El film, que tiene apariencia de miniserie o tv-movie, por lo que sospecho que será lanzado directamente al mercado del DVD, está dirigido por un novato John Alan Simon, productor de películas como La Huida (1993) o Aullidos II (1985). Entre otros actores aparece una perdida Alanis Morissette. La sinopsis oficial de la película sería la siguiente:

  Nick Brady, un vendedor de una tienda de discos en Berkeley, California, empieza a experimentar extrañas visiones provocadas por una entidad llamada VALIS. Estas visiones provocan que Brady se traslade a Los Angeles, donde consigue convertirse en un exitoso ejecutivo de la industria discográfica. Acompañado por el mismísimo Philip K. Dick y una misteriosa mujer (Alanis Morissette) Brady se ve envuelto en una peligrosa conspiración político-mística de proporciones cósmicas. La trama transcurre en 1985, en una Norteamérica alternativa gobernada por el Presidente Fremont, especie de trasunto de Richard Nixon.

   La literatura de ciencia ficción está repleta de obras que claman por ser adaptadas ,o bien al cine o bien a la televisión.¿Por qué no se adapta más y se dejan de producir bazofias como Transformers? Supongo que por un conglomerado de motivos: modas, gustos del público, presupuestos, derechos...Parece que la tendencia vuelve a invertirse con películas como Albemuth o la nueva de Matt Damon y Emily Blunt, Destino Oculto, basado en el relato de Dick "Equipo de ajuste" (1954). También existe un proyecto de adaptar para la BBC su novela El Hombre en el Castillo en forma de miniserie. Detrás del proyecto figuraría como productor Ridley Scott y estaría ambientada en una realidad alternativa en la que los aliados han sido vencidos por las fuerzas del Eje (¡ay,cuanto bien está haciendo Fringe!).


  Otros proyectos basados en la obra de Dick serían la adaptación de su relato El Rey de los Elfos (1953) en forma de largometraje de animación de la Disney y el remake de Desafío Total. Así mismo está en proyecto una adaptación de la genial novela Ubik, de la que recomiendo su lectura, y que estaría dirigida por Michael Gondry (The Green Hornet). La productora The Halcyon Company (saga Terminator) habría adquirido en 2007 la primera opción sobre las obras de Philip K. Dick, y el  libro Fluyan mis lágrimas, dijo el policía habría sido una de las primeras adaptaciones después de Terminator Salvation, si la productora no hubiera quebrado después de este último film.

ROBOCOP: ¿UN REMAKE NECESARIO?

  La fiebre de los remakes llega a la franquicia RoboCop, pero ¿es necesario un remake de esta película de culto? Hollywood se ha quedado sin ideas y la manera más segura de rentabilizar las producciones es realizar remakes, reboots y secuelas. Parece que la productora MGM ya no cuenta con el director Darren Aronofsky para dirigir la cinta pues ha entablado contactos con el realizador brasileño Jose Padilha. Padilha saltó a la palestra en el 2007 con su película Tropa de Élite, extraordinario filme de acción ambientado en los barrios de favelas de Río de Janeiro por la que recibió un León de Oro en Berlín. Dicha cinta me sorprendió al derrumbar mis prejuicios iniciales hacia el cine brasileño, combinando intensas escenas de acción con la más descarnada crítica social.

  El otro día pude ver Cisne Negro (en pantalla grande, como se merece) y me encontré con el mejor Aronofsky de Requiem por un Sueño o El Luchador. Afortunadamente se mantuvo lejos de experimentos mediocres como The Fountain. Con una Natalie Portman que se merece no uno, sino tres oscars, y un Vincent Cassel genial y aborrecible a la vez, Cisne Negro es un compendio de thriller, drama psicológico y fantástico. La elección de Aronofsky para un remake o reboot de la película de Verhoeven habría sido cuasi perfecta. Sin duda, Aronofsky hubiera revitalizado y dignificado la franquicia con su personalísimo estilo de hacer cine pues las secuelas que siguieron a la cinta del realizador holandés dejaban mucho que desear, por mucho guión de Fran Miller que hubiera de por medio.

  Habría que dar una oportunidad al realizar brasileño a ver que hace con una película mítica como es Robocop. Si se busca integrar la violencia explícita con escenas más intimistas sin perder de vista la verosimilitud de la historia quizás sea Padilha una buena opción. Aún así el superar la película original se me antoja una quimera.

  Hace poco saltó la noticia de una iniciativa de un grupo de seguidores del genial personaje, mitad hombre, mitad máquina, todo policía, en la que proponían que se le erigiera una estatua en la ciudad de Detroit. Parece que van en serio y llevan ya recaudados más de 50.000$, más 25.000$ donados por un empresario californiano. Los fans del policía ciborg basan su reclamación en que otras ciudades, como Filadelfia con una efigie de Rocky, tienen estatuas de personajes del cine. El alcalde de la ciudad declinó amablemente la propuesta, per la iniciativa de los seguidores sigue ahí, apoyados incluso por Peter Weller, el actor que en su día encarnó al personaje. 



  

Fuentes: GeekTyrant y Blastr.

DUNE...PARA NIÑOS

  Goodnight Moon es un cuento para niños escrito en 1947 por Margaret Wise Brown. Es una sencilla historia en la que una conejita dice buenas noches a todos los objetos de una habitación. La ilustradora y escritora Julia Yu ha dado la vuelta al cuento integrándolo en la mitología Dune. Podeis ver el cuento completo en goodnightdune.com .Atención a los detalles porque están reflejados muchos personajes, criaturas y objetos de la inmortal saga.




Fuente: Blastr