08/01/2009 - 09/01/2009


Esta mañana,conduciendo,he puesto la radio buscando algo de música.Sin querer (lo juro) he sintonizado Radio Marca donde emitían un programa sobre cine.Leían los e-mails de los oyentes y uno de ellos contaba cómo le gustaba la trilogía de Matrix.Por lo visto alguien le había recomendado una película parecida que seguro le iba a gustar si le habían gustado los films de los Wachoski.La había visto y le parecía infumable y lenta a más no poder.Dicha película era Blade Runner.

Dejando aparte mi propia opinión sobre dichas películas,hago hincapié en el trasfondo del e-mail del cinéfilo desnortado.Para bien o para mal vivimos en un país en el que la cultura siempre ha sido un bien minusvalorado.Al contrario que otros países,la difusión de la cultura se ha producido siempre de una manera parcial y bastante minoritaria.No quiero entrar en las causas,que dejo a la opinión de otras mentes más sesudas.

El punto al que quiero llegar es que tengo la impresión que mi generación,es decir,los que nacimos a principios de los 70´s,somos los únicos que mantenemos ardiendo la llama de la "cultura popular".¿Qué quiero decir con "cultura popular"?No me refiero al arte y la cultura establecidos,canónicos,lo que se enseña en las universidades,sino a toda esa "subcultura" que vivió su esplendor y máximo desarrollo en la España de últimos de los 70´s y siguientes años 80´s.


Los que en aquellos lejanos años comenzamos a leer y prestar atención a películas y series de televisión tuvimos el gran privilegio de conocer por vez primera autores y obras que se han convertido en clásicos.Al no existir aún internet,nuestra ventana a la fantasía era únicamente nuestra visita al quiosco,la biblioteca o la sala de cine. Durante aquellos años se vivió en todo el mundo,que no sólo en España,el "boom" de la ciencia ficción,pues la fantasía vendría años más tarde.

Decenas de publicaciones de género terrorífico y de ciencia ficción aparecían mensualmente en los quioscos.Aquellas revistas de cómics nos atraían con sus coloridas y fantásticas portadas como a las polillas una llama.Atrás quedan publicaciones como Zona 84,Cimoc,Totem,Metal Hurlant y tantas otras.Los superhéroes de la Marvel y la DC comenzaban a publicarse a principios de los 80´s de una manera cuidada y respetuosa por Forum y Zinco,habiendo sido maltratados la década anterior por otras editoriales.




En cuanto a la literatura,las colecciones de ciencia ficción poblaban los estantes de las librerías.Editoriales como Martínez Roca,Ultramar,Edhasa y muchas otras comenzaban a publicar clásicos,y no tan clásicos,de la ciencia ficción,la fantasía y el terror. De toda aquella amalgama de revistas,cómics,libros y películas nos nutrimos toda una generación de chavales que llegarían a convertirse con el tiempo en lo que ahora se ha llegado a denominar "frikis".Si mal no recuerdo,dicho apelativo casi no era usado por aquellos entonces.El gusto por lo "pulp",por la literatura de género,por el cine fantástico se veía con otros ojos por la sociedad en general.

Pero un día,casi sin darnos cuenta,todo aquello acabó.El final de esta "edad dorada" de lo fantástico español pareció coincidir en el tiempo con los primeros años de la década de los 90´s.Recuerdo de aquellos años la irrupción en el panorama literario de la fantasía heróica,encabezada por la genial obra de Tolkien.A rebufo de aquel éxito tardío aparecieron en nuestro país otras sagas fantásticas que intentaban copiar el éxito del Señor de los Anillos.

Editores y escritores,ante el éxito del fantástico,aparcaron las colecciones de ciencia ficción y terror.Lo mismo sucedió con las revistas de cómics,desapareciendo una tras otra y convirtiéndose en carne de retapado.Las epopeyas de los cómics de los 70 y 80´s dieron paso a mediocridades que no hace falta enumerar aquí.Un claro ejemplo fue la línea Image,todo un despropósito que contaminó todo el panorama superheróico de aquellos años.

También la gran pantalla se resintió ante esta "oleada aniquiladora".Los grandes clásicos del género dieron paso a los "blockbusters",producciones fabricadas en serie por los estudios que canibalizaban la temática fantástica.La televisión sí pareció sobrevivir a este "maelstrom" y continuó explotando con acierto a veces el universo de la ciencia ficción.Recuerdo muchas series de la década de los 90´s a las que nos agarramos como tablas salvadoras y que,afortunadamente,fueron creando nuevos aficionados al fantástico.



Hoy en día las series de televisión han alcanzado un nivel de calidad bastante alto en casi todas ellas.Se siguen haciendo truños infumables,pero son compensados por otras creaciones de gran calidad e imaginación:Galáctica,Doctor Who,Crónicas de Sarah Connor...Sí,ya sé que muchas son versiones y puestas al día de series más antiguas,pero lo importante son sus buenos guiones y su excelente factura.Además ¿de qué decada son las series en las que se basan?

En cuanto a los cómics,el acierto en la reedición a precios populares de los clásicos en el formato "biblioteca" y los nuevos guionistas y dibujantes,unido a la fiebre "revival" por ciertos superhéroes más o menos olvidados ha hecho renacer de sus cenizas el maltratado noveno arte.

Se está produciendo un tímido resurgir de las publicaciones de ciencia ficción,sobre todo por editoriales pequeñas,a pesar que la fantasía sigue teniendo mucho relieve en los puestos de ventas.Se reeditan joyas del género ci-fi y se publican nuevos autores.Todo esto se desarrolla muy tímidamente pues lo que priman son las ventas.

Como conclusión diré que la generación de jóvenes nacidos a mediados de los 80´s es una generación que no ha vivido apenas la fascinación por todo un género como es la ciencia ficción "pura".Son una generación que han crecido con los juegos de la Play e internet.Han sido espectadores de filmes planos,sin alma ni imaginación.Hoy en dia,los denominados "frikis" somos los herederos de aquellos años en los que la ci-fi fascinaba,con publicaciones adultas e imaginativas.los frikis de ahora éramos los niños que comprábamos cada mes con devoción aquellos primeros cómics de Forum o Zinco.Éramos los que crecimos viendo en el cine Blade Runner o en la tele al capitán Piccard y su tripulación.

Cuando he asistido a algún salón del cómic lo predominante han sido dos categorías:los frikis carrozas como yo y los jovencitos.Hay un gran abismo generacional entre las dos categorías de frikis.Los frikis adolescentes van más por el manga,el ánime,los videojuegos...Los tipos como yo estamos interesados en otras cosas,no mejores quizá,pero sí distintas.

Como ya he dicho,la generación de nacidos a partir de mediados de los 80´s es una generación perdida para la causa friki.Existe un vacío inmenso entre generaciones.Las inclinaciones de chicos y chicas de 17 años en adelante no van precisamente por los derroteros que tenía yo a su misma edad.

Sí,los tiempos han cambiado mucho pero ¿para mejor?Sólo hay que echar un vistazo alrededor.¿Qué ves?Tengo una hija de cinco añitos y,la verdad,me da miedo.Salvo excepciones,las inclinaciones culturales de esta generación-x dejan bastante que desear.Seguramente estaré siendo injusto con quienes pertenezcan a ese grupo de edad y no se consideren incluidos en el "mainstream",pero es la impresión que me domina.

No quiero caer en los tópicos sobre la juventud actual.Tan sólo he querido opinar sobre la existencia de toda una generación-x que no es ni carne ni pescado,fruto de toda una serie de cambios sociales,culturales y políticos que se han producido en España a partir de la década de los 90´s.A mi parecer es una generación que no ha conocido(ni querido conocer) el cómo perder una tarde de sábado leyendo a Asimov o Aldiss.Son unos chicos que prefieren la botellona del viernes a quedarse en casa viendo una película de Lynch o Ridley Scott(el antiguo,claro).Son chicos que prefieren malgastar su tiempo jugando al FIFA 2009 o el Halo en vez de ver estupendas series como Galáctica,Dexter o Los Tudor.Son chicos que apenas tocan los libros del instituto,por no mencionar los de autores como C.Clarke,Stevenson o Lovecraft.

No digo que mi generación sea mejor,tan solo distinta,muy distinta.Quien lea esto que reflexione por qué ha sucedido este cambio generacional en nuestro país,en si hay culpables o es,sencillamente,la evolución natural de la sociedad.




Ya hace un año que no escribo nada.Circunstancias personales han hecho que me casi me olvide de esta estupenda herramienta que es el blog.La razón de volver a plasmar negro sobre blanco (en este caso,blanco sobre negro) mis ideas es el descubrimiento de una serie de televisión que me ha hecho volver a tener fe en ese medio tan (justamente) denostado.


Desde los tiempos de la añorada Expediente X ninguna serie catódica me había impresionado tanto Galáctica 2004.Lejos quedan aquellos combates repetitivos,aquellos robots de pega y el bonachón almirante Adama protagonizado por Lorne Green.La serie actual poco tiene que ver con la antigua,exceptuando la premisa central y los nombres de los protagonistas.Se mantienen guiños a la antigua serie tales como la utilización de la banda sonora original en ciertos momentos,los papeles en los que aparecen los viejos diseños cylons y detalles que saltan a la vista de todo el que en su día vio la vieja serie de Glen A. Larson.



Reconozco que la serie me ha cautivado.Las tres primeras temporadas me las he bebido en apenas dos semanas,casi cinco capítulos por día.Es un producto televisivo de una calidad que hacía tiempo no veía en su categoría.Casi siempre,la ciencia ficción en televisión se ha tratado de una forma infantil,inmadura,creyendo erroneamente que los seguidores de esas historias éramos retrasados o necios.La llegada de Expediente X marcó toda una generación,sobre todo con sus primeras temporadas.Puedo decir que,hasta la llegada de Perdidos,la ciencia ficción en televisión había sido casi un páramo desierto.



Casi a la vez que la serie de J.J. Abrams aparece Galáctica,una space-opera en toda regla,pero con una amalgama de ingredientes que todo buen seguidor de la ciencia ficción no puede ignorar.El recurso de los cylons con apariencia humana,aparte de ahorrar costes de producción,abre todo un abanico de posibilidades en cuanto a tramas y argumentos interesantes.Galáctica es un hijo de nuestro tiempo,de un tiempo en que la paranoia terrorista está presente a diario en nuestras vidas,de un tiempo en el que desconocemos el rostro de nuestros enemigos.Todo eso se refleja en películas,literatura y series,como Galáctica.

La serie da mucho de si.En cada capítulo veo reminiscencias de Philip K. Dick,de Blade Runner,de Alien,de Heinlein y sus Tropas del Espacio...La lista de influencias sería interminable y no me resisto a desgranarla en un próximo comentario.





El casting me ha sorprendido por lo acertado.El tratamiento de los personajes es adulto y complejo.No hay personajes planos,todos están tratados en su complejidad porque la propia trama así lo exige.Tampoco me sorprende que enseguida simpaticemos con los cylons humanos,un recurso magistralmente usado para enganchar aún más a un servidor a la serie.





No me resisto a nombrar mi personaje favorito,esa deliciosa actriz coreano-canadiense llamada Grace Park que interpreta a la teniente Sharon Valerii.Tengo que admitir que mi admiración raya la veneración.






Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.
Javascript DisablePlease Enable Javascript To See All Widget